miejsc pracy opieki zdrowotnej w virginia beach cialis cena w domu testów narkotykowych

“Post-Modern Library” Una Propuesta al Nuevo Movimiento Bibliotecario.

Cuando se reúnen varios bibliotecarios en un almuerzo y más aun siendo cada uno de diferentes nacionalidades, la conversa en relación a la biblioteca se pone cada vez más interesante. Mientras uno debaten sobre los deberes y derechos que deben tener los profesionales de la información, otros, y es mi caso particular, discutimos en cómo hacer que la bibliotecología, más que avanzar, evolucione.

En esa charla que tuvimos, uno de ellos me dijo “es que tú eres muy postmodernista y ves las cosas desde otro punto”. En realidad no sabía si tomarlo como un reclamo o un halago aquel termino. Después de escuchar esas palabras, recordé a la famosa Biblioteca de Babel que “construyó” Borges (1) por allá en la década de los 40, donde comparaba a la casa del conocimiento como un universo completo.

Ahora bien ¿Quién de los que está leyendo esto no ha deseado crear su biblioteca perfecta? ¿Crear su propio universo? ¿Sin importar que sea tradicional o postmodernista? Seguramente todos los que hemos nacido o vividos dentro de esas galerías hexagonales lo hemos imaginado. Pero, en este caso en particular ¿Cómo se juega a Dios para crearlo?

VIEJA ESCUELA VS. NUEVA ESCUELA.

David Muddiman, en su artículo “Towards a Postmodern Context for Information and Library Education” (2), explica el dilema del posmodernismo para las bibliotecas como un paradigma incompatible con la historia del origen de la profesión. Es decir, las mayorías de las bibliotecas nacieron con las nociones modernistas como la del orden, el progreso, la autoridad y el control. Sin embargo, durante los últimos 50 años, motivado a un cambio social desenfrenado, la biblioteca postmodernista, segura de sí misma, exige que se hagan diversas exploraciones de sus funciones y sus valores cambiantes.

Sabiendo que algunos especialistas se refieren al término postmodernismo como el periodo posterior a la Era Moderna y que trajo consigo un impresionante cambio cultural, la biblioteca no debe dejar de lado los valores o creencias de la época anterior. Al contrario, esta debe contar con la mayor cantidad de recursos para saber adaptarse a la realidad de una manera única y original, teniendo en cuenta que en la actualidad, la biblioteca como institución, se enfrenta a cualquier cantidad de desafíos sin precedentes, debido a los esfuerzos que estan haciendo estos para satisfacer las demandas informacionales en medio de un periodo donde las nuevas tecnologías de información y comunicación juegan un papel muy importante.

CUANDO EL POSTMODERNISMO LLEGA A LA BIBLIOTECA

A pesar de que el término “Biblioteca Postmoderna” (Post-Modern Library) no es tan usado en el idioma castellano, se puede decir que ésta se caracteriza por tener un énfasis en la pluralidad. Es decir, que la biblioteca se puede ver de diferentes aspectos, desde su infraestructura moderna hasta los nuevos servicios que ofrecen para satisfacer la necesidad de información.

En el trabajo de William Bergquist titulado “The Postmodern Organization: Mastering the Art of Irreversible Change”, explica que la biblioteca, por más postmoderna que sea, puede describirse como “un sistema caótico” (3). Es decir, independientemente que posean una estructura, puede cambiar en cualquier momento, adaptarse a cualquier condición y reorganizarse en función a su entorno. Además de esto, Bergquist adiciona que estas “bibliotecas” dependen de forma instantánea y tienen un estilo de comunicación informal, haciendo que la información fluya de una manera más efectiva por toda la organización, permitiendo identificar y responder rápidamente a los problemas y a las oportunidades.

Al ver esto, se puede decir que las bibliotecas son un buen ejemplo de una organización hibrida. Es decir, contienen elementos y valores pre, modernos y postmodernos, y al igual que todas las organizaciones postmodernas o hibridas, la biblioteca está marcada por la división, la incoherencia y el desequilibrio debido a que los enfoques o soluciones del pasado, y que en su momento tuvieron éxito, ya no parecen funcionar.

Seguramente se preguntará ¿Por qué no ha de funcionar? Es simple, La biblioteca pasó de un medio ambiente predecible a una turbulenta. El mundo sin fronteras en el cual estamos viviendo actualmente ha permitido que estas tengan que responder, rápida y efectivamente, las necesidades de información por parte de sus usuarios. Además de esto, hay que sumarle los cambios constantes que sufren las nuevas tecnologías de información y comunicación, haciendo que la biblioteca se sienta indefensa o vulnerable.

“POST MODERN LIBRARY”. LA REFERENCIA.

Una referencia de este movimiento posmodernista, es el de la “Post Modern Library” de la Universidad de Kenia. Ésta, ha experimentado un enorme crecimiento desde su inicio en el año 1972. Lo que era una cantina militar con una capacidad para 200 personas sentadas, es en la actualidad, un modelo para las demás bibliotecas en el mundo entero. 

Kenya

A lo largo de su desarrollo, esta biblioteca ha sido capaz de adaptarse a las diversas condiciones que se les ha presentado. Desde los programas de Programas de Alfabetización Informacional para estudiantes y profesores como el de la Integración de las Tecnologías de Información y Comunicación a las operaciones y servicios bibliotecarios, son indicativos de, que el adaptar ideas de la vieja escuela con lo postmoderno puede traer resultados positivos.

Otro de esos programas “postmodernistas” de la PML, es el Uso Correcto y Efectivo de las Redes Sociales. La biblioteca tiene como premisa que estas nuevas herramientas de comunicación se ha disparado como una categoría de “Discurso en línea” donde las personas crean, comparte y marcan contenido de la red a un ritmo fenomenal. Además asegura, que estos nuevos medios de comunicación, es una plataforma interactiva que permite una reacción inmediata a la información compartida. (4)

A simple vista, la PML es una biblioteca que se organiza y se adapta de cualquier manera en torno al aprendizaje y se comporta de una manera diferente al resto de las demás. Es decir, que incluyen métodos tradicionales o científicos pero amoldándose a su realidad, porque tienen en cuenta que la organización y la planificación bibliotecaria está urgida de cambios.

RAZONES PARA SER POSTMODERNISTA

La nueva figura de la biblioteca, y a su vez del bibliotecario, debe centrarse en convertirse en un ser o ente dinámico y que vaya más allá de sus roles tradicionales. Es decir, se necesita ser abiertos y flexibles con el fin de reaccionar rápidamente a las demandas informacionales dentro de una sociedad netamente cambiante. Tanto uno como el otro, deben saber cómo lidiar con todos esos cambios de entorno, creando y ejecutando misiones claras, sin dejar de lado sus valores o funciones.

A esto se le debe sumar, dentro de este entorno turbulento, la necesidad de adoptar diferentes actitudes acerca de la organización. La biblioteca y su gente deben aceptar las diversas realidades que se le presenten. En lugar de buscar la dominación y el control, este movimiento postmodernista debe centrarse en la integración. El integrarse a cualquier condición, será la estrategia más efectiva para el desarrollo de sus funciones.

Una de las razones más importante para que la biblioteca se considere parte de este movimiento, es que siempre debe tener presente, que la educación va más allá el dominio de los hechos, aunque los hechos siguen siendo importantes, y así poder incluir más conocimiento en todo tipo de interconexiones o relaciones sobre el propio proceso de aprendizaje, tal y como lo menciona Kathlin L. Ray en su artículo “The Postmodern Library in an Age of Assessment”. (5)

Viendo estas razones, la biblioteca y los que hacen vida en ellas, deben convertirse en educadores en el sentido más amplio de la palabra. Se necesita lograr que el conocimiento y el aprendizaje sean parte de sus destrezas, para así lograr identificar diversos comportamientos, actitudes o prácticas y convertirlas como herramientas de auto-organización.

 

CITAS.

  • Borges, Jorge Luis (1981) [1a edición en “El Libro de Bolsillo”: 1971]. “El jardín de los senderos que se bifurcan”. Ficciones(10a edición). Alianza Editorial. pp. 89–100.
  • Muddiman, Dave (1991) “Towards a Postmodern Context for Information and Library Education,” Education for Information 17, 1 : 4.
  • Bergquist, William (1993) “The Postmodern Organization: Mastering the Art of Irreversible Change”. San Francisco: Jossey-Bass.
  • Post Modern Library, Kenyatta University. University Libraries and Social Media: A Case of Postmodern Library, Kenyatta University. Disponible en línea http://0277.ch/ojs/index.php/cdrs_0277/article/view/14/53
  • Ray, Kathlin L. (2001) “The Postmodern Library in an Age of Assessment”. Disponible en linea: http://www.ala.org/acrl/sites/ala.org.acrl/files/content/conferences/pdf/kray.pdf

 OTRAS REFERENCIAS

  • Wisner, William H. (2000) Whither the Postmodern Library? Jefferson, NC: McFarland.
  • Radford, Gary P. (1998) “Flaubert, Foucault, and the Bibliotheque Fantastique: Toward a Postmodern Epistemology for Library Science” Library Trends 46, 4: 630.
  • Van der Linde, G. (1990) “Knowledge, Power and the Academic Library in Postmodern Society” South African Journal of Library and Information Science 58, 3 (1990): 250.
The following two tabs change content below.

Ricardo Enrique Ortiz

¿En serio tengo que decir que soy Bibliotecólogo venezolano egresado de la Universidad Central de Venezuela en el 2012 y Especialista en Periodismo Digital egresado de la Universidad Monteávila en el 2014? ¿Que literalmente fui criado en las diferentes salas de la Biblioteca Nacional de mi país y que trabajé en sus diversas áreas mas allá de 12 años y en otras bibliotecas especializadas y universitarias? ¿Que soy fundador del proyecto universitario “Papiro Electrónico”, donde tuve la oportunidad de crear un espacio dedicado a las últimas tendencias relacionadas a las Ciencias de Información y que esta idea fue merecedor de un Premio al Mérito Estudiantil Mención Acción Social y Voluntaria en el 2011 por parte de la UCV? ¿Y que actualmente resido en Quito y laboro en la Biblioteca de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales de su Sede en la mitad del mundo en la División de Procesos Técnicos? ¿Que mi intención con esta ventana es aportar ideas y debatir sobre diversos temas relacionados a la ciencia de la información? Bueno! Esta bien. Mi nombre es Ricardo Ortiz...
Notice: Use of undefined constant rand - assumed 'rand' in /usr/home/infotecarios.com/web/wp-content/themes/ribbon/single.php on line 35

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: