miejsc pracy opieki zdrowotnej w virginia beach cialis cena w domu testów narkotykowych

La disyuntiva de la piratería en México

El término <piratería> ha llegado a convertirse en un concepto muy común para los mexicanos. En tianguis, la vía pública e incluso en comercios establecidos resulta cotidiano encontrar todo tipo de piratería; ropa, bolsos, perfumes, películas, discos de producciones musicales, software, cigarros y hasta libros. En ocasiones a un punto en el que nos llega a ser difícil distinguir entre un producto ‘original’ y uno pirata. De hecho existen lugares en cierta medida emblemáticos para la piratería en México; el mercado de San Juan de Dios en Guadalajara o el barrio de Tepito en la ciudad de México. La piratería se encuentra inmersa en nuestros hábitos, pero no sólo en el plano material sino también en el digital.

Recordemos que la piratería tiene que ver con la infracción a los derechos de propiedad intelectual; derechos de autor, patentes y marcas registradas:
La piratería de la propiedad intelectual se refiere al uso no autorizado, reproducción y/o distribución de material protegido, como programas informáticos, videojuegos, música, o películas. La piratería se ha convertido en una preocupación creciente en los últimos años debido al auge del Internet y la velocidad con la que el material con derechos de autor puede ser distribuido a nivel mundial para un gran número de personas” (Radin, T.J., Ozgur Toraman, 2008).

El panorama de la piratería en México puede llegar a ser verdaderamente sorprendente. De acuerdo al resumen ejecutivo de la ‘4.ª Encuesta de Hábitos de Consumo de Productos Pirata y Falsificados‘ de la Cámara Americana de Comercio en México de 2011, con una muestra de entrevistados de 16 a 55 años residentes en la Ciudad de México, Guadalajara, Monterrey y Puebla, 8 de cada 10 personas han comprado o descargado algún producto pirata (2011; 5), siendo las principales categorías de compra o descarga de música/películas, calzado, ropa y textiles, y perfumes. El 50% de los entrevistados afirmaron conectarse a internet, siendo las descargas ilegales el 25% de sus actividades en línea. mencionando que lo más descargado son música e imágenes, y en menor proporción e-books (2011; 9). La principal razón mencionada por los entrevistados por la que recurren a la piratería (75%) es referida como ‘la situación económica‘.

En México existe el Centro Mexicano de Protección y Fomento de los Derechos de Autor (CeMPro), que constituye una sociedad de gestión colectiva autorizada por el Instituto Nacional del Derecho de Autor (INDAUTOR) y afiliada a la International Federation of Reproduction Rights Organizations (IFRRO). Tiene por objetivo la protección y gestión de derechos de reproducción de obras de autores y editores mexicanos y extranjeros residentes en México. Concesiona licencias para la regulación de la reproducción de obras mediante reprografía.

El anterior video publicado por CeMPro puntualiza ciertas afirmaciones sobre la piratería editorial en México:

  • México es el cuarto país consumidor de productos piratas en el mundo
  • La circulación en el país de ejemplares de libros piratas es de 30 millones
  • 3 de cada 10 libros en México son piratas
  • Se estiman 88 millones de descargas ilegales realizadas por internet en México en el año 2012

En efecto, la piratería resulta una gran afectación a los empleos no sólo de industria editorial, sino del textil, de cosméticos, software y todo aquel cuyos productos se ven ‘pirateados‘. Pero en este contexto, también debe considerarse como una realidad el poder adquisitivo de los mexicanos y la desigualdad económica entre la población del país. Eso sin hablar más específicamente del desempleo. Al menos para tener una idea del panorama, la herramienta ‘Compare your country‘ de la OECD proporciona un comparativo del estado de la desigualdad económica de la población mexicana con respecto a otros países miembros.

OECD. Compare your country; Income distribution and poverty. http://www.compareyourcountry.org/inequality

OECD. Compare your country; Income distribution and poverty; Líneas rojas- México.
http://www.compareyourcountry.org/inequality

En cuanto al coeficiente Gini, medida estadística que compara la inequidad de ingresos, México registró en 2012 un valor de 0.48; en un valor de cero, toda la población tiene los mismos ingresos y en un valor de 1, sólo una persona concentra la mayoría de ingresos. El índice de pobreza de ingresos relativa de 2012 fue de 21.4, lo que representa una estimación de que el 21.4% de la población percibe menos del 50% de la renta promedio equivalente, disponible para toda la población mexicana. Sobre el índice ‘Top 10% vs bottom 10%‘, se aprecia que los 10% más ricos de la población concentran el 30.5% de los ingresos, dato también de 2012.

En el mismo sentido de descripción del perfil de la población, debemos considerar la brecha digital. La contabilización de hogares para 2013 del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) fue de 31,135,458. Y de manera general, es posible mencionar que en el mismo año, únicamente el 35.8% de ellos poseían computadora, y a su vez el 30.7% poseían conexión a internet.

INEGI. Módulo sobre Disponibilidad y Uso de de las Tecnologías de la Información en los Hogares 2013.

INEGI. Módulo sobre Disponibilidad y Uso de de las Tecnologías de la Información en los Hogares 2013.

 

En el plano educativo, existen tres tipos de instituciones que conforman el sistema de educación superior mexicano; universidades, institutos tecnológicos y escuelas normales. De éstas, las más relevantes en términos de matrícula, presupuesto y cobertura, son las universidades públicas. Destaca Varela-Petito la heterogeneidad de las universidades que funcionan bajo “… contextos regionales y tradiciones académicas diversificadas que hacen que la implementación de un sistema de política unificada difícil” (2011; 5). En México, el porcentaje de estudiantes inscritos en programas de educación (programas escolarizados de Técnico Superior Universitario, licenciatura, universitaria y tecnológica, y educación normal) con relación a la población de 19 a 23 años en el período 2011-2012 (indicador denominado ‘Tasa bruta de cobertura de educación superior’), tiene una media nacional de 32.8 %. Por una parte, la menor cobertura la posee el estado de Quintana Roo con el 18.1%; en contraste, con el 71.2% se encuentra la Ciudad de México (Mendoza, 2012; 16). Así de extrema es la diferencia en las entidades de México. Tema aparte, el hecho de que la proporción de la educación superior pública con respecto a la privada es prácticamente de 1 a 2. Una tercera parte de la matrícula (3,550,920 de estudiantes) se encuentra en instituciones privadas (Mendoza, 2012; 20).

La desigualdad económica y educativa en la población además requiere ser considerada junto con la condición de los canales y modelos de distribución de las obras editoriales tanto en formato impreso como en electrónico. Las editoriales en México tienen una relativa reciente incursión en el mercado del e-book, y poseen modelos incipientes para las contrataciones y adquisiciones por instituciones educativas. Existen una gran cantidad de variables no definidas en constante cambio para la incorporación de contenidos a bibliotecas digitales; perpetuidad o suscripción, mono o multiusuario, restricciones de descarga, una progresiva y lenta incorporación de títulos muy importantes para la educación, modalidad en línea o fuera de línea, o el ofrecimiento de plataformas de libros con una gran cantidad de títulos que son muchos pero no son los requeridos como bibliografía básica para los programas educativos. No se observa una definición de tendencias favorables para la educación. Además del nulo (espero no aventurarme al decirlo) uso de plataformas tecnológicas potenciales de préstamo; OverDrive, 3M Cloud Library, OdiloTK, Libranda.

Bajo este panorama, del cual es posible seguir observando más y más aristas, es que se desarrolla el fenómeno de la piratería, y en particular de la explosión tanto de la reprografía no controlada como de las descargas ilegales de contenidos académicos. De ninguna manera se trata de justificarla, pero ¿en qué momento o de qué manera se mitigaría la piratería mientras persistan estas condiciones? Si como parte de los estándares y normas de Alfabetización en Información se menciona que “El estudiante competente entiende muchas de las cuestiones económicas, legales y sociales que rodean el uso de la información y accede y utiliza la información ética y legalmente” (ACRL, 2000), o que “La persona alfabetizada en información utiliza la información con el entendimiento y reconoce las cuestiones culturales, éticas, económicas, legales y sociales que rodean el uso de la información” (ANZIL, 2004), las circunstancias que imperan resultan todo un desafío. Porque además, todo esto tiene que ver con el valor que se da a la información misma, como insumo y recurso para el aprendizaje. Y si particularizo en el caso de México es por obvia familiaridad, pero estoy seguro que la circunstancia no debe distar mucho en el resto de nuestros países latinoamericanos. Pero para ser honesto, sí, México es un país de piratería muy arraigada pero también los mexicanos tratamos de superar la adversidad de la realidad. Apenas hace unas semanas, en la reunión número 30 del Standing Committee on Copyright & Related Rights (SCCR) de la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (WIPO), la Unión Europea detuvo el avance de la formulación de leyes referidas a derechos de autor que ayudaran a las bibliotecas y archivos en el cumplimiento de sus funciones en el entorno digital prevaleciente, que además contribuyeran a garantizar el acceso a la información y la preservación del patrimonio cultural. Lo que me hace pensar que es momento de reflexionar nosotros también sobre la manera en que las bibliotecas, tal vez con mayor responsabilidad las universitarias, habremos de proponer nuevas maneras de pensar la distribución y comercialización de los recursos y contenidos bajo una visión renovada y propositiva para garantizar la protección de los derechos de autor y a la vez facilitar el acceso a la información a nuestros usuarios. Tenemos que pensar diferente.

 

Referencias
American Chamber of Commerce of México, A.C. (2011) Resumen Ejecutivo. 4.ª Encuesta de Hábitos de Consumo de Productos Pirata y Falsificados. Comité de Derechos de Propiedad Intelectual. Recuperado de http://www.amcham.org.mx/External/WCPages/WCWebContent/WebContentPage.aspx?ContentID=16873
Centro Mexicano de Protección y Fomento de los Derechos de Autor (2014, enero 10) Daños causados por la piratería editorial /CeMPro. Video de YouTube https://www.youtube.com/watch?v=jrtV1Yl1kH4
IFLA (2015, Julio 9) International copyright reform for libraries and archives held back by EU. International Federation of Library Associations and Institutions. Recuperado de: http://www.ifla.org/node/9677
Mendoza Rojas, Javier (2012) Cobertura de educación superior en México. Seminario de Educación Superior UNAM. Sexto Curso Interinstitucional Problemas y debates actuales de la educación superior: Perspectivas internacionales. 26 de octubre de 2012. Recuperado de: http://www.ses.unam.mx/curso2012/pdf/Mendoza_M5S1.pdf
Radin, Tara J., Ozgur Toraman “Piracy of Intellectual Property” En Kolb, R.W. Ed. (2008) Encyclopedia of Business Ethics and Society. Vol. 4. SAGE Publications, 1594-1597. Gale Virtual Reference Library.
Varela-Petito, Gonzalo (2011) ‘Evaluating public higher education in Mexico’. Higher Education Management and Policy Vol. 23/2. Recuperado de http://dx.doi.org/10.1787/hemp-23-5kg6mmx7sz9q

The following two tabs change content below.

Paul Tarín

Trabajo en el Departamento de Sistema Bibliotecario y en el Departamento de Artes Visuales de la Universidad de Guanajuato, en México. Maestro en Gestión de Servicios Informativos, de la Universidad Autónoma de Cd. Juárez.
Notice: Use of undefined constant rand - assumed 'rand' in /usr/home/infotecarios.com/web/wp-content/themes/ribbon/single.php on line 35

Comments

  1. By Ángela Rinaldi

    Responder

    • By Paul Tarín

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: