miejsc pracy opieki zdrowotnej w virginia beach cialis cena w domu testów narkotykowych

Misión Biblioteca Adentro

En el post anterior: Las biblioteca$ venezolana$ y el excremento del Diablo, analizamos y procuramos dejar una importante reflexión sobre lo que suponemos se invierte o gasta en bibliotecas en Venezuela con relación a los ingresos petroleros de los últimos lustros. Hicimos una parada necesaria en la encrucijada entre “sembrar el petróleo” de Úslar Pietri y “hundirnos en el excremento del diablo” de Pérez Alfonzo. En esta oportunidad y a partir de las cifras develadas intentaremos hacer un pequeño ejercicio de bibliotecología comparada.

IABNSB twitter

Ya vimos cómo entre 2005 y 2013 el Instituto Autónomo Biblioteca Nacional y de Servicios de Bibliotecas (IABNSB) de Venezuela recibió más de 1.160 millones de bolívares, es decir, el equivalente a más de 315 millones de dólares, para la ejecución de proyectos institucionales asociados al desarrollo del Sistema Nacional de Bibliotecas Públicas.

Y, particularmente, sobre el período 2008-2012 comparamos lo recibido por la máxima institución bibliotecaria del país y los ingresos por ventas de petróleo crudo y sus productos (en millones de dólares), obteniendo que la inversión social dirigida al sector de bibliotecas en Venezuela durante ese lapso fuera en promedio del 0,03% de los ingresos totales.

También asomamos la idea de que el panorama bibliotecario venezolano ha resultado ser un tanto oscuro pues a pesar de que lo invertido en el sector se muestra como un porcentaje irrisorio, en la práctica resultan ser grandes las sumas de dinero inyectadas. Y aún así, observamos cómo en las Memorias y Cuentas del Ministerio del Poder Popular para la Cultura, en lo que a la Biblioteca Nacional se refiere, aparecen la falta o insuficiencia de recursos financieros o presupuestarios como una constante. La gran contradicción en medio de cualquier análisis o conclusión.

En ese sentido, el ejercicio de bibliotecología comparada aparece cuando nos preguntamos: ¿Qué ha hecho América Latina en el sector de bibliotecas en los últimos años, al invertir en sus proyectos cifras similares, inferiores o superiores a los más de 300 millones de dólares? Y adicionalmente, ¿qué se ha podido o se ha dejado de hacer, crear, construir o desarrollar en Venezuela a partir de las experiencias latinoamericanas?

A continuación, algunos casos emblemáticos de América Latina dignos del análisis comparativo:

1. Biblioteca Vasconcelos (México)
La mega-estructura de Ciudad de México inaugurada en 2006, es uno de los edificios de bibliotecas más representativos y modernos del mundo según la revista Architectural Record. Fue construida en acero, concreto, mármol, granito, madera y vidrio. Ubicada en un terreno de 37 mil 692 metros cuadrados; tiene una construcción de más de 44 mil y consta de 3 edificios alineados, con seis niveles cada uno.

Esta obra tuvo un costo inicial proyectado de casi 1.000 millones de pesos mexicanos, sin embargo su presupuesto se elevó en un 130% y el costo total fue de unos 2.300 millones de pesos. Es decir, más de 170 millones de dólares.

La construcción de la llamada “Megabiblioteca” fue objeto de múltiples críticas que la clasificaron como un gasto centralista y un caso de desvío de recursos. Su inauguración generó polémica y fue parte del debate político pues ésta se hizo poco antes de las elecciones presidenciales, lo que causó fallas en la construcción por las cuales tuvo que ser cerrada en marzo de 2007 para su reparación y reabierta en 2008. Fue uno de los más controvertidos y más grandes gastos -en números absolutos- en infraestructura pública del gobierno del entonces presidente mexicano Vicente Fox.

Biblioteca Vasconcelos

Panorámica de la Biblioteca Vasconcelos, tomada de eluniversal.com.mx

Caso hipotético: Si en Venezuela se hubiera destinado poco menos de la mitad de los recursos obtenidos por el ‘Instituto Autónomo Biblioteca Nacional y de Servicios de Bibliotecas’ entre 2005 y 2013 a un proyecto de infraestructura de ese tipo, hubiéramos podido construir al menos dos Megabiblioteca Vasconcelos. ¡Claro está! Tomando como base su costo inicial y evitando los “elefantes blancos” en el camino.

 

2. Parques Biblioteca (Colombia)
Según Wikipedia, los Parques Biblioteca son complejos urbanísticos formados por edificaciones de arquitectura moderna, con amplios espacios circundantes de uso público, verdes, peatonales y decorativos. Estos espacios públicos otorgan al complejo urbanístico el nombre de Parque. La edificación central o eje del complejo está dotada de biblioteca con equipamiento de alta tecnología computacional en banda ancha, justificando el nombre de Biblioteca, y de allí la expresión compuesta “Parque Biblioteca”.

En un anterior post los describimos y también dijimos por qué es el nuevo concepto de la biblioteca pública y por qué la hermosa ciudad de Medellín es el epicentro de la biblioteca pública latinoamericana. Y ahora también se les ve en espacios verdes colectivos para fomentar la lectura en la ciudad de Bogotá. Poco a poco expandiéndose la idea.

Pues bien, la construcción, dotación y puesta en funcionamiento de los primeros 5 Parques Bibliotecas que se construyeron en la ciudad de Medellín tuvieron un costo inicial de más de 25 millones de euros, es decir, cerca de 35 millones de dólares. En promedio, unos 7 millones de dólares por cada Parque Biblioteca.

Como todo en la vida, algunas imperfecciones, imprecisiones y diferencias de criterio han desatado diversas opiniones sobre la construcción de estas obras que no solamente engalanan el espacio público sino que brindan otras oportunidades a los ciudadanos. Hoy se viven nuevas discusiones en la capital del departamento colombiano de Antioquia, por los daños que sufre el más simbólico de sus Parques Biblioteca. Sin embargo, no deja de ser un atractivo proyecto para nuestro sector en la región.

Parques Bibliotecas de Medellín

Parques Bibliotecas de Medellín, tomada de http://catastrooime.blogspot.com/

Caso hipotético: Si en Venezuela hubiéramos invertido al menos la mitad de los recursos obtenidos en los últimos nueve años por el ‘Instituto Autónomo Biblioteca Nacional y Servicios de Bibliotecas’ en un proyecto estratégico de ciudad como el de Medellín, se habrían podido construir aproximadamente unos 22 Parques Bibliotecas. ¡Tantas nuevas oportunidades se pudieran llevar a los lugares más deprimidos de Caracas, por ejemplo!

 

3. Biblioredes y Programa Nacional de Construcción de Bibliotecas (Chile)
Resulta muy interesante mostrar el caso chileno. Por una parte, tenemos el programa Biblioredes y, por la otra, al programa de construcción de bibliotecas. Ambos pertenecientes a la Dirección de Bibliotecas, Archivos y Museos, DIBAM, y su Sistema Nacional de Bibliotecas Públicas.

Biblioredes nace en 2002 con el objetivo de transformar a las personas en agentes de desarrollo cultural y social desde las Bibliotecas Públicas y el ciberespacio, para superar así el aislamiento con la ayuda del Internet y las nuevas tecnologías digitales. Con presencia en 422 Bibliotecas Públicas y 18 Laboratorios Regionales a lo largo de Chile, cuenta con computadores de última generación, con acceso a Internet y ofrece capacitación gratuita en contenidos y desarrollos digitales.

El Programa Nacional de Construcción de Bibliotecas tiene como objetivo principal garantizar un acceso igualitario al libro, y fomentar no solamente la lectura, sino la cultura en todo el país. En este programa se considera a las bibliotecas como proyectos integrales, donde se conjugan la concepción y diseño del espacio, hasta su mobiliario y además toma en cuenta las voces y opiniones de las comunidades. Fue anunciado en 2006 y es una de las iniciativas más sobresalientes que la DIBAM ha puesto en marcha a través del Sistema Nacional de Bibliotecas Públicas, que busca la modernización de las bibliotecas públicas y la creación de nuevos espacios de este tipo en todo el territorio chileno con la construcción de bibliotecas comunales y bibliotecas regionales.

Desde sus inicios Biblioredes ha recibido importantes donaciones por parte de la Fundación Bill & Melinda Gates que a la fecha suman más de 12 millones de dólares, adicionales a los aportes que realiza el gobierno chileno. Por su parte, el Programa Nacional de Construcción de Bibliotecas a partir del año 2007 invirtió aproximadamente más de 11.000 millones de pesos, es decir, unos 20 millones de dólares, recursos que la DIBAM transfiere a los municipios y las regiones para diseño, construcción, equipamiento y colecciones de las bibliotecas.

SNBP biblioredes.cl

Sistema Nacional de Bibliotecas Públicas de Chile, tomada de SNBP biblioredes.cl

Caso hipotético: Supongamos por un momento que en Venezuela se invierta apenas el 30% de los recursos obtenidos por el ‘Instituto Autónomo Biblioteca Nacional y Servicios de Bibliotecas’ entre 2005 y 2013 en programas similares a los de Chile desde su Sistema Nacional de Bibliotecas Públicas, pudiéramos perfectamente financiar hasta 3 Biblioredes y emular tres veces el Programa Nacional de Construcción de Bibliotecas chileno. ¡Ni más, ni menos! Y vaya que son contaditos los casos de construcción de nuevas bibliotecas en Venezuela, eso ya sería un tema para otro post.

Vale la pena aclarar, sobre todo para algunos colegas venezolanos que puedan sentirse aludidos, que efectivamente en Venezuela existe un proyecto que pudiera asemejarse al de Biblioredes en Chile. Se trata de los Infocentros, que incluso recibieron a finales de 2010 el premio Rey Hamad Bin Isa Al Khalifa, un reconocimiento de la UNESCO. Sin embargo, en este análisis comparativo es fundamental resaltar que el programa chileno a diferencia del proyecto venezolano se apoya totalmente en el Sistema Nacional de Bibliotecas Públicas para su funcionamiento y alcance. De hecho, como programa recibe asignaciones presupuestarias concretas y dicho sea de paso pertenece a la DIBAM, tal vez el equivalente al IABNSB. Los Infocentros acá no pertenecen ni dependen de la Biblioteca Nacional. Es por ello que hacemos la mención.

Hemos realizado entonces un vuelo rasante de norte a sur por América Latina, desde México con la Biblioteca Vasconcelos, pasando por Colombia y sus Parques Bibliotecas, hasta llegar a Chile con Biblioredes y el programa de construcción de nuevas bibliotecas. Y pudiéramos presentar acá múltiples experiencias latinoamericanas por demás interesantes que servirían de espejo a nuestra realidad venezolana. Un espejo cada vez más difícil de mirar, quebrado en mil pedazos y que haría falta reconstruir para finalmente poder observar[nos]. La intención acá ha sido presentar elementos cualitativos y cuantitativos que nos permitan valorar lo que se ha hecho o se ha dejado de hacer en el sector bibliotecario de Venezuela en los últimos años.

Para finalizar, valdría la pena recordar que en el anterior post también hicimos referencia a los sectores a los que se ha dirigido el gasto público social en Venezuela, y la forma en que ese gasto se ha reflejado en las políticas sociales gubernamentales. Vale decir, políticas que llevan el nombre de Misiones. Misiones sociales que han recibido, según el propio gobierno, más de 700.000 millones de dólares en la última década. Una de las más llamativas o de mayor impacto propagandístico –y también de las más criticadas, ahora mismo- es la llamada “Misión Barrio Adentro”, aún cuando el sector salud nunca superó al de educación ni al de seguridad social en las llamadas inversiones sociales.

Misión Barrio Adentro

Así las cosas, el llamado es a que más allá de que no sepamos adónde van a parar los miles de millones de dólares inyectados a las Misiones sociales y que lo que sabemos es que tales políticas gubernamentales han servido casi exclusivamente para revivir la popularidad de los gobernantes y así ganar elecciones cortesía de los abultados ingresos petroleros, pues no se hable más; en vista de que el hundimiento en el excremento del diablo continuará invito a sembrar al menos una pizca de petróleo con una nueva misión: la “Misión Biblioteca Adentro”. Con una fundamental diferencia, que esta vez funcione en algún sentido y ofrezca algo a las generaciones futuras. He allí la clave de la esperanza.

rennygranda biblio1

Biblioteca Los Palos Grandes. Foto: Renny Granda

@rennygranda

The following two tabs change content below.

Renny Granda

Venezolano, Bibliotecólogo (UCV, 2007). Actualmente, realizo una Especialización en Gerencia Pública (Universidad Metropolitana, 2012- ). Este espacio será para analizar, compartir, intercambiar, opinar y reflexionar acerca de la Biblioteca Pública en América Latina. La biblioteca pública como línea de investigación, como institución fundamental y universal, como política pública y como un espacio para la construcción de la ciudadanía. Es apasionante abordar esta partícula de la bibliotecología de forma comparada y en lenguaje latinoamericano. En la actualidad, desarrollo el tema "Las bibliotecas como servicio público en Venezuela". Que vuelen muy alto en este inmenso azul la reflexión crítica y las ideas compartidas...
Notice: Use of undefined constant rand - assumed 'rand' in /usr/home/infotecarios.com/web/wp-content/themes/ribbon/single.php on line 35

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: