miejsc pracy opieki zdrowotnej w virginia beach cialis cena w domu testów narkotykowych

Los múltiples sombreros del bibliotecario

Yo soy yo, y mis circunstancias.  José Ortega y Gasset

Bibliotecarios, bibliotecólogos, profesionales de la información, ahora también manejadores de contenidos, conocedores de redes sociales, repositorios, tecnológicos, y súmele toda la variedad de responsabilidades y “misas sueltas” que llegan cada día.  El Profesional de la Información (PI) cada día esta más inmerso en diversas responsabilidades que acarrean el aumento de stress, fatiga, cansancio y que posiblemente nos alejen de otras cosas.

malabarista

Pensemos por ejemplo, el PI, debe tener conocimientos de administración, educación, evaluación, “assessment”, manejo de situaciones, toma de decisiones, presupuesto, currículo, publicidad, tecnología, relaciones públicas…  o sea cosas que en algunos casos, para no generalizar, no nos enseñan en las escuelas graduadas. En las Escuelas aprendemos, lo pertinente a la bibliotecología, pero nuestro campo es tan diverso, variado y rico e impactamos tantos sectores dentro de una sociedad que con un atrevimiento supremo, diría que habría que repensar contenidos y delinear nuevas estrategias de enseñanza y aprendizaje.

Llama mi atención poderosamente, que esta sobrecarga de tareas, nos pudieran alejar de otros aspectos igualmente importantes. En esta ocasión pienso en el bibliotecario como investigador y escritor de artículos de investigación. En días recientes, estuve investigando para un doctor publicaciones arbitradas donde él podía enviar sus trabajos y por curiosidad ingreso “librarians publication patterns”  (siempre pensando en nosotros)… en mi caso pues hago más búsqueda en Estados Unidos, y solo encontré algunos estudios de caso por estados de corte cuantitativo (por cierto viejos), y los números eran poco alentadores.  No tengo datos de Latinoamérica, así que no debo opinar. Pero me pregunto, tantas cosas maravillosas que estamos haciendo, investigaciones, movimientos y ¿por qué no somos punta de lanza? ¿por qué estamos ejerciendo las funciones de 20 sombreros a la vez? ¿por qué caímos en la trampa del “multitasking”? ¿por qué mientras más sabes, mas valioso eres para la organización? (pero sí tres empleados se acogen al retiro, no contratan ni uno, porque el bibliotecario sabe de todo…)

Es positivo saber de todo, es bueno ser conocedor, pero no es bueno entregarte tanto a los sombreros, y olvidar el propio. Olvidar la esencia de tu vocación y dejarla casi de lado. No se ustedes, pero en ocasiones siento tanto placer en atender un usuario perdido, arreglar un libro maltrecho, anaquelar, es como un “back to my roots” maravilloso. Seamos de todo, compañeros, pero no perdamos nuestra esencia.

Para el hombre ocupado, no hay día largo. Séneca

Notice: Use of undefined constant rand - assumed 'rand' in /usr/home/infotecarios.com/web/wp-content/themes/ribbon/single.php on line 35

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: