Las bibliotecas públicas de Iberoamérica en la agenda política y su impacto social

Seminario Ibero-Americano de Bibliotecas Públicas 2018 – Brasilia, Brasil

Relato de un seminario clave para las bibliotecas públicas de Iberoamérica

Quiero compartir con ustedes, la crónica de un evento del que participé en el 2018. El “Seminario Iberoamericano de Bibliotecas Públicas” se desarrolló el 19 y 20 de junio de 2018 y tuvo lugar en Brasilia (Brasil),  en el marco del programa de Cooperación “Iberbibliotecas”, donde fui invitado como especialista internacional en la mesa de expertos sobre el impacto social de las bibliotecas.

Participaron representantes, directores y coordinadores de bibliotecas públicas, comunitarias  de los países y ciudades integrantes de Iberbibliotecas: Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, España, México, Paraguay, Perú y las ciudades de Buenos Aires (Argentina), Quito (Ecuador) y Medellín (Colombia). También estuvieron representantes de las bibliotecas públicas de Uruguay, Panamá y de la Comisión Nacional de Bibliotecas Populares (CONABIP) de Argentina.

Cabe mencionar que el 21 de junio se realizó, después del seminario, la reunión XIX del Consejo Intergubernamental de Iberbibliotecas, Brasilia 2018. Les dejo el enlace del acta, interesante documento para tener en cuenta el camino de las bibliotecas públicas de Iberbibliotecas para este 2019.

Durante todo el Seminario se trataron las siguientes temáticas: “El impacto social de las bibliotecas y las bibliotecas en la agenda política”, y cuyo marco y finalidad fue la potenciación y mejora de la cooperación en materia de bibliotecas públicas en Iberoamérica. El objetivo del seminario estuvo en reunir a los países que componen el programa y promover la adhesión de otros países de América Latina, así como el fomento de debates en torno a los temas  de impacto social de las bibliotecas y bibliotecas en la agenda política.

La organización estuvo a cargo del Ministerio de Cultura y el Sistema Nacional de Bibliotecas SNB de Brasil. La programación del seminario estuvo compuesto de presentaciones de proyectos exitosos, discusiones sobre cooperación y mesas de expertos, además de contar en la apertura con la participación de autoridades como Guillermo Relaves (director del Departamento de Libro, Lectura, Literatura y Bibliotecas – Brasil), Sueli Ferreira, Presidente da Regional V da IFLA LAC , Lovania Garmendia (Presidenta de Iberbibliotecas – Costa Rica), Renata Costa (Secretaria Ejecutiva del Plan Nacional de Libro y Lectura – Brasil), en  Marianne Ponsford (Directora en el CERLALC / UNESCO – Colombia), coordinadores estatales de bibliotecas públicas, entre otros profesionales e instituciones.

Programa del Seminario

Especialistas invitados

Conferencia Inaugural: Nuno Marçal (Portugal). – Impacto social de las bibliotecas: experiencia vital.

Mesa especialistas: “El impacto social de las bibliotecas”

  1. Catia Lindeman (Brasil)
  2. Fernando Gabriel Gutiérrez (Argentina)
  3. Asun Maestro Pegenaute (España)

Moderador: Luz Estela Peña (Medellín)

Mesa de experiencias ganadoras de los Concursos de Ayudas Iberbibliotecas

  1. Brasil:  Amanda Leal – “Piracaia lectura” (2017)
  2. Colombia: Edwar Garcia -“Colombia: un paseo literario”(2015)
  3. España: Oscar Arroyo– ”Leyendas que conectan jóvenes y territorios” – (2015)
  4. México:  José Antonio Benítez -“Lecturas y las tecnologías de la información” (2016)

Moderador: Rubén Capdevila (Paraguay)

Mesa “Las bibliotecas en la agenda política”

  1. Adriana Ferrari (Brasil)
  2. Marianne Ponsford (Colombia)
  3. Lucila Martínez (Colombia / Brasil)

Moderador: Gonzalo Oyarzún (Chile)

Mesa de debate sobre cooperación

  1. Clara Budnik (Chile)
  2. Belén Martínez (España)
  3. María Elvira Charria (Colombia)
  4. Magdalena Vinent (España) (Por vídeo)

Moderador: Jaqueline Gomes (Brasil)

¿Qué es Iberbibliotecas?

Con el fin de contribuir a la consolidación del Espacio Cultural Iberoamericano y de reafirmar la función social de las bibliotecas, el Programa Iberoamericano de Bibliotecas Públicas, Iberbibliotecas, tiene como objetivos promover el acceso libre y gratuito a la lectura y la información de todos los ciudadanos sin discriminación alguna, a través de la conformación de una red iberoamericana de cooperación en materia de bibliotecas públicas que permita generar sinergias y potenciar recursos en una plataforma de beneficio común para todos los países adscritos a Iberbibliotecas.

Aprovechar al máximo la tecnología de los sistemas de información y comunicación y promover su acceso democrático para apoyar el desarrollo de las redes o sistemas de bibliotecas públicas de Iberoamérica (creación, consolidación y modernización) y visibilizar el impacto de ellas en la construcción de sociedades democráticas y el fortalecimiento de tejido social.

Para el planteamiento del plan estratégico de los próximos tres años, se tuvieron en cuenta las nuevas líneas de acción establecidas para el Programa y la estructura del Plan de Acción Cuatrienal de la Cooperación Iberoamericana de la SEGIB. Se definieron las siguientes Líneas de Acción:

Línea 1. Políticas públicas: desarrollar acciones que inciden en el diseño y formulación de políticas públicas.

Línea 2. Formación y capacitación: profesionalizar al personal de las bibliotecas públicas.

Línea 3. Investigación y estudios: producir conocimiento para el fortalecimiento de los sistemas de bibliotecas públicas.

Línea 4. Servicios bibliotecarios innovadores: generar formas innovadoras de acceso y uso de la información, el conocimiento y la cultura.

Actualmente, el Programa está conformado por los siguientes países: Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, España, México, Paraguay, Perú y las ciudades de Buenos Aires (Argentina) y Medellín (Colombia).

Desarrollo del seminario

Conferencia principal: Nuno Marçal  – Impacto social de las bibliotecas: experiencia vital.

El bibliotecario portugués Nuno Marçal, en una excelente ponencia, llamada “Impacto social de las bibliotecas”, contó su experiencia de trabajo en un bibliomóvil, destacó el respeto por la memoria de las comunidades y sus pobladores, la utilidad de las bibliotecas en la vida de las personas, ya que, según expresión, son los últimos espacios públicos para la sociedad. También describió a las tecnologías como dispositivos como medio para llevar la lectura a los pobladores, como ejemplo su bibliobús, que lleva conectividad a regiones de Portugal donde no tienen acceso a Internet, involucrando ancianos, niños y demás personas. Esta labor fue muy importante principalmente en los incendios que se produjeron años atrás, donde el bibliobús cobró mucha relevancia para ayudar a las comunidades a levantarse.

 

Mesa de expertos.

Crédito imagen: @ccb

La bibliotecaria española Asún Maestro dijo que “la biblioteca es social, es vital y palpita en la ciudadanía” presentando el resumen de una consulta a los ciudadanos de su región sobre el valor social de las bibliotecas de Navarra. Hace un reconocimiento del trabajo de los profesiones y recuerda que la bibliotecas es un espacio vital, un agente transformador de la sociedad y un lugar de encuentro. Y consideró que la biblioteca pública es el corazón de los pueblos y las ciudades. La bibliotecaria brasileña Catia Lindeman contó su experiencia en bibliotecas de cárceles y valoró la importancia de las bibliotecas como ayuda a las personas en situaciones de marginalidad y en contextos de encierro. Esta conferencia emocionó a todos los asistentes por el trabajo. Por mi parte  mi charla rondó sobre la importancia de las redes sociales de las bibliotecas para aumentar la su visibilidad con respecto a la sociedad. Necesitamos que las bibliotecas públicas sean líderes y activas en las redes sociales para demostrar el enorme valor que tienen en la sociedad. Aunque es insuficiente, limitado y escaso la visibilidad de las bibliotecas en el mundo digital y en el presencial también, mucho por trabajar en pos de la educación como expresó la coordinadora de la mesa, la colombiana Luz Estela Peña.

Mesa de experiencias ganadoras de las convocatorias de Ayudas de Iberbibliotecas.

Crédito imagen: @ccb

La primer experiencia de Brasil, “Piracaia na leitura” contó Amanda Leal donde el personal de la biblioteca creó un “proyecto de minibibliotecas” instaladas en distintos puntos de la ciudad, demostrando que esta institución volvió a demostrar su utilidad. Aquí quedó en evidencia la importancia de los profesionales para crear redes para defender y valorar los servicios para su comunidad.

La segunda experiencia fue la colombiana, por Edward García que detalló el proyecto Colombia: un paseo literario”, en el cual se basa en la biblioteca pública como laboratorios culturales, donde se vincularon con las bibliotecas públicas, comunitarias y escolares para rescatar las tradiciones literarias y lingüísticas de sus comunidades.

La tercera experiencia, le tocó el turno al español Oscar Arroyo, quien presentó de forma muy amena el proyecto entre  España y Colombia “Leyendas que conectan jóvenes y territorios”, en el cual trabajaron bibliotecas públicas y escolares, junto a las Bibliotecas públicas de Medellín, Colombia, de ambos continentes en pos de atraer a los jóvenes con historias locales, utilizando una plataforma virtual de lectura a través de ejes en común.

La última experiencia estuvo a cargo del mexicano José Antonio Benítez, con el proyecto “Lecturas y las tecnologías de la información” donde se expuso sobre la utilización de la tecnología para el encuentro oral y escrito de las cultura del Estado de  Chiapas. Incluso comentó el uso de perros acompañantes en la promoción de la lectura en bibliotecas.

Como dijo el coordinador de la mesa, el paraguayo Rubén Capdevila, estas experiencias concretas y exitosas demuestran que es posible que las bibliotecas públicas, comunitarias, populares tengan impacto en la sociedad a través de proyectos que incluyan a sus ciudadanos. El valor social de las bibliotecas es enorme para sus comunidades. Por eso es necesario que las bibliotecas se vinculen con otras bibliotecas, escolares, universitarias, y otros organismos sociales locales e incluso nacionales. Las bibliotecas son útiles cuando trabajan en ofrecerles servicios necesarios e incluso ser líderes para tratar de disminuir las enormes brechas sociales, económicas, culturales, digitales que vivimos diariamente en América Latina.

Mesa “la biblioteca pública en la agenda política”

Crédito imagen: @ccb

En esta mesa arrancó Adriana Ferrari quien explicó las acciones llevadas a cabo desde la FEBAB (Federação Brasileira de Associações de Bibliotecários) para que las bibliotecas brasileñas estén presentes en las estrategias de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible de la ONU. Resaltó la importancia de los movimientos sociales asociativos con los que se pueden lograr cambios. “Hay que trabajar con una sociedad civil organizada”.  Por su parte, Marianne Ponsford, directora de Cerlalc, valoró muy positivamente la creación de espacios como este Seminario. Recordó las primeras conferencias de Bibliotecas Públicas que se hicieron en el siglo XX y que sentaron las bases de lo que hoy son estas bibliotecas. En su opinión, la historia de nuestro continente, tan diverso para cada país, principalmente que determinan las desigualdades y exclusiones que existen, es lo que hace que hoy en día continúe tanta desigualdad entre las bibliotecas públicas de América Latina y el Caribe. Por eso citó la importancia de los planes nacionales de lectura y la creación en 2006 de la Red de Planes. Afirmó que es necesario el diálogo intersectorial y la necesidad de establecer indicadores comunes. Los proyectos de bibliotecas deben partir de la Agenda 2030 para conseguir estar en la agenda política. Resaltó también el potencial de las bibliotecas públicas como elemento de desarrollo local y el interés por invitar a los aliados para el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible. Lucila Martínez, en su exposición, afirmó que existe el poder de transformar realidades por parte de las bibliotecas públicas y la importancia de trabajar en la innovación social. “Hay que estar atentos a otros agentes, sin olvidar el sector privado, y hacerles partícipes de los proyectos”. Destacó que lo más importante es tener bien presente a la sociedad, y estar en escenarios internacionales. En espacios y organizaciones donde se discuta el futuro de la paz también donde se discuten macrotendencias y hablar el lenguaje de los inversionistas” .“Mi partido es el del desarrollo sostenible”, agregó. Destacó que las bibliotecas públicas deberían fortalecer competencias familiares, empoderar a la comunidad, en colaboración con la universidad. “La biblioteca tiene que mostrar horizontes”. Por último, el chileno Gonzalo Oyarzún, responsable de las bibliotecas públicas de Chile, quien moderó la mesa, invitó a los participantes del Seminario a reflexionar sobre el valor que tiene la lectura en nuestra comunidad.

Mesa de debate sobre cooperación.

Crédito imagen: @ccb

En esta mesa aprendí muchísimo sobre el verdadero trabajo cooperativo entre bibliotecas y el impacto del trabajo profesional que puede tener a través de la participación del Estado en América Latina y el Caribe y España.  Según expresaron no es fácil la tarea, y menos tratar y relacionarse con autoridades políticas o tomadores de decisión para que apuesten por invertir en bibliotecas, que es invertir en definitiva en el desarrollo de los países. Se notó en su relato que la fuerza para comenzar a gestionar y llevar adelante un programa como Iberbibliotecas, es enorme, y aquí fuimos testigos privilegiados de poder contar con el testimonio de Clara Budnik (Chile), Belén Martínez (España) y María Elvira Charria (Colombia). También se proyectó un video donde apareció el testimonio de Magdalena Vinent (España), otras de las precursoras. Ellas también expresaron que falta mucho por recorrer para que en la agenda de los Estados iberoamericanos las bibliotecas públicas sean prioridad. Su labor ha demostrado que es necesario que las bibliotecas trabajen en red y se puedan ayudar con diferentes actores sociales, del Estado y del sector privado también, este último sector tan difícil para que apoyen a las bibliotecas.

Comentarios Finales

El contexto de enorme desigualdad social, se experimenta una baja prioridad en las agendas políticas de los países latinoamericanos y del Caribe que tienen las bibliotecas públicas, comunitarias y/o populares en América Latina. Esto no incide en la alta importancia que tienen para las comunidades a las que asisten, más principalmente y necesaria en las poblaciones más desfavorecidos a nivel social y cultural. El trabajo que se viene haciendo desde las bibliotecas de este tipo, en muchas ocasiones con bajos recursos públicos, es muy valorable y necesario para las distintas comunidades, aunque no es suficiente, no se muestra, y no tiene la visibilidad que se mereciera. Es de destacar el enorme esfuerzo y tarea de entusiasmo que realizan los trabajadores de las bibliotecas públicas en nuestro continente. No siempre reconocido y con poca visibilidad. Sin embargo, entre otras cosas, se constata la necesidad de una alta inversión para ahondar en la formación permanente de líderes bibliotecarios para sus comunidades y con reconocimientos económicos acordes a su profesiones.

No debemos olvidar que las bibliotecas públicas trabajan para todas las personas, sin diferencia de edad, raza, ideología y situación económica. Aunque en esta era de la desintermediación, los algoritmos y el Big Data, nos preguntamos qué papel ocupan y ocuparán las bibliotecas públicas, comunitarias y populares. Deben ser el horizonte que guía a las comunidades en relación a la información en todos sus soportes acoplándose a los tiempos que corren. Son los ciudadanos, apoyados por políticas bibliotecarias y de información de Estado, más allá de los cambios de gobierno (casi una utopía por estos lados), quienes deben empoderarse en las bibliotecas, y ser las comunidades quienes protagonicen y demanden los cambios que requieren en estas sociedades tan fragmentadas y deterioradas a nivel social y cultural. No podemos perder de vista tampoco que las ciudadanías hoy también se construyen en la red yen entornos virtuales, entonces los servicios de las bibliotecas no pueden quedar detrás. ¿Cómo seguir preparando las bibliotecas públicas en este complejo contexto sin perder sus relevancia presencial y sus identidades locales?. Un desafío todavía por construir y delinear entre todos los actores de la cultura contemporánea.

Las bibliotecas públicas en cuanto a ser organizaciones sociales están todavía relegadas como agentes transformadores, y tienen mucho que hacer. Pensar e idear proyectos no para las comunidades, sino con las comunidades. Las bibliotecas públicas deberían mirar, construir horizontes de futuro para sus comunidades, ser promotoras de innovación social, aunque tienen que seguir mostrando desde su valentía y entusiasmo para idear servicios útiles. Es la cooperación y el trabajo en red entre los distintos estados y encarar acciones en conjunto para aparecer en la agenda política de cada país. Sin priorizar políticas de información y de lectura que no tengan en cuenta a las bibliotecas es dejar de lado al desarrollo de la ciudadanía. De todas maneras se necesita trabajar en conjunto con otros sectores sociales, no aislarse, también con el sector privado, y no solamente hacerlo con el sector público. La importancia de los programas de formación bibliotecaria entre países cooperantes es esencial, ya que gran parte de los que se han formado en capacitaciones de Iberbibliotecas  hoy ocupan puestos claves de decisión en los sistemas de bibliotecas de sus países.

Para finalizar me quedo con algunas ideas en la mesa final de cooperación:

  • No perder el entusiasmo que caracteriza a las personas que trabajan en las bibliotecas, más allá de los inconvenientes cotidianos que nos puedan suceder en nuestra vida profesional.

  • Contar con el respaldo y apoyo de las autoridades de gestión política.

  • Trabajar siempre teniendo las tendencias de la información y el mundo de las bibliotecas a nivel internacional, y de la Agenda 2030. Nunca perder de vista el futuro, para no perder el presente.

  • Buscar alianzas con el sector privado y otros organismos como la IFLA.

Deja un comentario