miejsc pracy opieki zdrowotnej w virginia beach cialis cena w domu testów narkotykowych

Impresoras 3D en bibliotecas

Ya  en un post anterior hablaba acerca de los nuevos entornos de aprendizaje que se desarrollan al interior de nuestras bibliotecas, estos son los llamados: CRAI y los colaboratorios, que están permitiendo en buena medida ampliar nuestros horizontes y  que en general,  pretenden ser entes dinámicos que desarrollen las capacidades científicas bajo una filosofía de compartir conocimiento.

Estas tendencias requieren que la biblioteca sume recursos para lograr dicha misión y es interesante analizar el caso de las impresoras 3D, las cuales se han integrado a la biblioteca de manera positiva.

¿Cómo inicio  todo?

Esta tecnología se desarrolla en buena medida dentro de la comunidad “makers”, quienes se dedican a la creación de objetos de distinta índole que van desde objetos decorativos, hasta software informático. Los makers pertenecen a la cultura del “do it yourself” (hágalo usted mismo).

Charles Hull en 1984, inventa la estereolitografía, un proceso de impresión rápida que fabrica prototipos con resinas, polímeros, etc. con una gran precisión a través de un láser ultravioleta que da forma y solidifica la resina siguiendo fielmente un patrón. Posteriormente Hull crea la empresa llamada 3D Systems, que llevo este proceso a nivel industrial.

Por su parte Scott Crump fundador de Stratasys, en 1980 desarrollo la técnica de Fused Deposition Modeling (FMD) que consistía en modelar prototipos a partir de capas para conformar la pieza, su comercialización se dio a partir de 1990. En esa misma década surgen proyectos que mejoran dichas técnicas, el más destacado es el de dos estudiantes del MIT, quienes fundaron su propia empresa, la cual más tarde fue absorbida por 3D Systems, a partir de este momento las impresoras 3D empezaron a introducirse de lleno al mercado doméstico.

Surge un proyecto muy interesante en el 2009 denominado Makerbot Industries, su importancia radica en que es una iniciativa Open-source, que a través del intercambio de ideas en la comunidad maker, las impresoras mejoraban considerablemente, ya no solo podían autorreplicarse, sino que también podían llegar a ser ensambladas por cualquier persona, poco después la empresa tomo tintes puramente comerciales lo que elimino la iniciativa Open-source.

¿Cómo funciona?

Una impresora de este tipo reproduce un diseño en 3D creado por el ordenador; es decir, crea un modelo en tres dimensiones y lo consigue construyendo capas hasta construir el objeto deseado.

impresion-en-3d

Su aparición en las bibliotecas

Las impresoras 3D están incursionando en diversos ámbitos, principalmente en el área médica, arquitectura e ingeniería, sin embargo no hay restricciones y el ámbito educativo no ha sido la excepción, se ha valido de estas herramientas con el fin de incentivar el aprendizaje dinámico y que se enriquezca a través de la cooperación.

La biblioteca ha dejado de ser una entidad que solo resguarda libros, su papel de apoyar a los usuarios con los servicios y equipos necesarios hace que hoy por hoy se involucre con las recientes innovaciones.

“La introducción de estas tecnologías en las bibliotecas es apreciada como una manera de fomentar la biblioteca como espacio de creación e innovación, estimulando que sean los usuarios los que creen sus objetos o maquetas. Para sus partidarios, el núcleo central de la biblioteca no es la colección sino generar conocimiento e innovación y por tanto su función es crear espacios de experimentación, juego y aprendizaje –lo que empieza a ser conocido como makerspaces” (Canal Biblos, 2013).

Actualmente existen tan solo en Estados Unidos 250 bibliotecas que ofrecen impresoras 3D como un servicio a su comunidad, además otras tantas en Europa

2015-09-21 21_43_04-Map of 3D Printers in Libraries _ Amanda L. Goodman

http://www.amandagoodman.com/3d/

Algunas de las bibliotecas de Estados Unidos con este servicio que reseña Beatriz Ovejero (2013) son:

  • Dalhousie University, en Halifax. La biblioteca ofrece un servicio de impresión en 3D, permitiendo que los usuarios puedan obtener un objeto tridimensional a partir de programas como AutoCAD o Rhino3D directamente, o a partir de otros mediante un proceso de conversión.
  • North Carolina State University. La biblioteca proporciona, por un coste más o menos asequible, acceso a distintos modelos de impresoras 3D para la impresión de, entre otros objetos, prototipos creados por los estudiantes.
  • Stanford University. Las bibliotecas de esta universidad cuentan con un estudio de impresión en 3D accesible a los miembrosde la comunidad universitaria, estudiantes, personal y docentes, donde pueden diseñar y crear modelos de plástico en 3D.

Un artículo interesante de la biblioteca de la Universidad de Nevada nos ofrece un análisis acerca de su experiencia con la introducción de las impresoras 3D, desde el hecho de identificar la necesidad de la comunidad para ofrecer este servicio, hasta  la aplicación y uso de las impresoras.

Bien podríamos hablar de todas las aplicaciones exitosas de las impresoras 3D dentro de la biblioteca, también hay que mencionar algunas de las dificultades que nos presentan:

  • Falta de presupuesto (el pan de todos los días)
  • Falta de preparación tecnológica por parte del personal para poder establecer la normativa y asegurar el servicio
  • Limitaciones de espacio
  • Una visión limitada acerca de su función en la biblioteca
  • El desafío que imponen estas impresoras con los derechos de autor, al poder hacer réplicas de otros objetos

Los debates acerca de esta tecnología siguen y sin duda las impresoras 3D en las bibliotecas se integran como un recurso más (no es el  libro mismo un recurso y en su momento fue la tecnología de la época) y como cualquier otro servicio, lo importante es reconocer si es una necesidad para la comunidad y no solo una moda.  Uno de los retos es formarnos para sacarle provecho y además para formar a nuestros usuarios y compartir nuestras experiencias.

En palabras de Sue Considine, directora de la Fayetteville Free Library, la primera biblioteca que ofreció impresoras 3D:

“Se trata de proporcionar acceso al proceso de crear; es la idea de avanzar hacia una cultura de lectura / escritura, en la que la gente crea cultura en lugar de sólo consumirla”

Obras consultadas y/o recomendadas.

  • Ariel López, F. (2015). Bibliotecas makers. En Infotecarios. Disponible en línea en: http://www.infotecarios.com/bibliotecas-makers/
  • Colegrove, P. (2014). Making it real.  3D printing as a library services. En Educausereview. Disponible en línea en: http://er.educause.edu/articles/2014/10/making-it-real-3d-printing-as-a-library-service
  • Comalat-Navarra, Maite. Bibliotecas públicas e impresoras 3D: el debate esta servido. En El Profesional de la información v. 24, n. 2, pp. 185-192. Disponible en: http://www.elprofesionaldelainformacion.com/contenidos/2015/mar/12.pdf
  • Jalife, M. (2015). Desafían impresoras 3D derechos de propiedad intelectual. En El Financiero, 19 de ago. Disponoble en línea en: http://www.elfinanciero.com.mx/opinion/desafian-impresoras-3d-derechos-de-propiedad-intelectual.html
  • Ovejero, B. (2013). Impacto de la impresión 3D en bibliotecas. En biblogtecarios. Disponible en: http://www.biblogtecarios.es/beatrizovejero/impacto-de-la-impresion-3d-en-bibliotecas/
  • Villar Alarcón, M. A. (2013). Unas palabras sobre la historia de la impresión 3D. En impresoras 3D.com. Disponible en: http://impresoras3d.com/breve-historia-de-la-impresion-3d/

 

The following two tabs change content below.

Claudia Rivera Sánchez

Mi intención es la de compartir en este espacio mi punto de vista e intereses relacionados al mundo de la información. Tendrán cabida temas diversos, aunque no he de negar mi inclinación por la Organización de la información y la ALFIN, con la intención de que puedan ser útiles e interesantes.
Notice: Use of undefined constant rand - assumed 'rand' in /usr/home/infotecarios.com/web/wp-content/themes/ribbon/single.php on line 35

No Responses

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: