miejsc pracy opieki zdrowotnej w virginia beach cialis cena w domu testów narkotykowych

¿Hasta dónde se puede llegar? Historia de la #BibliotecaVigil (parte II)

“Nadie podrá en el futuro intentar algo parecido, sin tenerla en cuenta, sin afirmarse en ella y transitar – así sea inicialmente – siguiendo sus huellas. Estas permanecerán indelebles. Nadie, mañana, comenzará desde el cero. Biblioteca Vigil ha enriquecido, pues, la cultura del país. A su hora le será reconocido”.  Rubén Naranjo

La espera duró 35 años. Espera y tiempo que significó mucho para La Vigil. Los intentos para que desapareciera fueron varios y de diferente intensidad. La Vigil molestaba mucho, la inclusión era su eje, el acceso pleno e igualitario a la información estaba llevado a la realidad y no era solo un lugar común. Las propuestas no habían quedado en las palabras, su ideario se palpaba de manera evidente.

Del profundo análisis de Natalia García tomamos algunos recortes, que transmiten el impacto perverso de las intensiones de la dictadura cívico-militar sobre la biblioteca:

“En términos sencillos, hasta 1974-1975 “la Vigil” era “fichada” por la cercanía de militantes, artistas, pedagogos o directivos procedentes de las filas marxistas o socialistas. En adelante, algunos actores institucionales fueron “fichados” por “ser de la Vigil”.
” Respecto de la Comisión Directiva, tras garantizar el inicio del ciclo lectivo, sus miembros decidieron presentar su renuncia en pleno. Como lo evidencia el siguiente testimonio, ello no estaba en el deseo de sus integrantes: -Entonces nos pidieron la renuncia y estuvimos debatiendo horas si renunciábamos o no. El que nos convenció fue López Dabat: “Váyanse porque los van a matar, renuncien porque los van a matar”

Mientras tanto el edificio se iba deteriorando, la imagen de la biblioteca fue bastardeada y la identidad de la institución se desdibujaba. Como si todo esto no fuera suficiente el Decreto 1170/70 nos habla de la “compra” de los edificios donde funcionaban las escuelas dependientes de la Asociación civil, mutual y biblioteca por parte del Estado provincial. Un mismo Estado, actuando como vendedor y comprador. Una intervención justificada en una falso estado de quiebra, una deuda generada por una desestabilización económica coyuntural, que no llegaba a representar el total del patrimonio de la biblioteca, ni por lejos. Decisiones tomadas con la finalidad de barrer con el patrimonio cultural, a sabiendas y con malicia. Biblioclastía, censura y persecución. La gran “amenaza” que significaba los valores propuestos en una institución cultural provocó el odio más acérrimo por parte de las mentes más perversas.
Irónicamente, un 13 de septiembre, día del bibliotecario en Argentina, se inaugura el “Complejo Pedro de Vega” en el espacio de la Biblioteca Vigil. Una vez intervenida, una vez quemados los libros de su editorial que aun no habían visto la luz, una vez instalado el terror, el edificio fue en parte ocupado por otra biblioteca y los bibliotecarios recibieron la orden de absorber la colección. Y los bibliotecarios dijeron que no. Tan sencillo acto mantuvo la esperanza y la posibilidad de que un día La Vigil resurgiera de sus cenizas.

 La Vigil hoy

¿Cual fue el camino? El más largo.
Aun en democracia se les negaba el derecho a recuperar lo que les pertenecía por derecho propio. Aun cuando se reconocía que debían devolver el edificio se argumentaba que la institución no tenía socios y por lo tanto no existía. Con el fin de visibilizar la realidad innegable a la cual muchos cerraban los ojos, se preparó el siguiente spot, el cual personalmente no puedo ver sin emocionarme.

 

 Finalmente, el edificio fue recuperado y la biblioteca reabrió sus puertas. El trabajo del día a día es la reparación edilicia y la puesta en valor de sus colecciones. Los recursos son escasos, pero las ganas son muchas. Paso a paso La Vigil va respirando nuevamente y dando vida a todo el que se acerca. Es imposible pasar por ella sin sentirse motivado a colaborar, este es mi pequeñito aporte. Unas lineas que reflejen aquello que no se puede callar, aquello de lo cual hay que hablarle a las generaciones venideras. Un orgullo de esos que llenan el corazón y una demostración de que las buenas ideas llevadas adelante por buenas personan no las pueden detener ni los peores enemigos.
Nada mejor que palabras del propio Raúl Frutos para el cierre:

“La Vigil fue un ejemplo vivo de lo que puede el esfuerzo comunitario cuando se lo convoca con fines precisos, claros y de interés inmediato para todos. Sería reconfortante que no representara una experiencia concluida sino un punto de mira que invita a ser superado.”

The following two tabs change content below.

Jessica Soledad Castaño

Bibliotecaria profesional y sobre todo de alma, encontré en este mundo mi vocación.
Notice: Use of undefined constant rand - assumed 'rand' in /usr/home/infotecarios.com/web/wp-content/themes/ribbon/single.php on line 35

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: