miejsc pracy opieki zdrowotnej w virginia beach cialis cena w domu testów narkotykowych

Experiencia de realidad virtual en la biblioteca: un bibliotecario ante los nuevos soportes

Realidad virtual en la biblioteca (calibrando la mira)

La realidad virtual es una tecnología que desde las bibliotecas podemos imaginar posibles usos y servicios, siempre para nuestros usuarios. En Infotecarios nos animamos a probar unas gafas de realidad virtual. Ya sé para algunos bibliotecarios puede parecer ciencia ficción. Pero en este espacio, siempre que podemos, nos lanzamos a reflexionar y probar sobre los probables (o no) caminos que se podrían llegar a abrir con las nuevas tecnologías en las unidades de información contemporáneas. ¿Por qué los bibliotecarios no podemos tener una mirada hacia la experimentación y las tendencias tecnológicas?. Siguiendo en esta línea estoy convencido que las bibliotecas tienen que ser el ámbito de liderazgo e innovación con respecto a los soportes tecnológicos, como en algún momento fue el libro, pero ahora no podemos dejar de hacerlo. ¿Por qué dejar. Por eso, desde hace una semana he pasado bastante tiempo en dos realidades. Desde que han llegado a mis manos, mejor dichos a mis ojos, la gafas Samsung Gear VR, no he dejado de pensar en las posibilidades que tienen las bibliotecas de brindar servicios tecnológicos de realidad virtual. Te invito a probar juntos.

Realidad virtual en la biblioteca (inmersión)

La realidad virtual no es una tecnología reciente y que está tardando en popularizarse. En estos últimos años se ha focalizado para el nicho “gamer”. Pero desde 2014 en que Facebook adquirió la empresa Oculus, parece que la cuestión se está poniendo seria y ya estamos en presencia de una apuesta a la masividad. Es decir, si Facebook está en el mundo de la realidad virtual no es para estar por estar. Más que experiencias gamer, estamos esperando los desarrollos en tecnología social. Por eso esto no es una tecnología o un juguete más. Igual por lo que explicaré más adelante todavía este mercado está muy verde, falta aún más desarrollo de la realidad virtual para llegar a un público más amplio.

Realidad virtual y biblioteca (posicionando la mira)

Probar un dispositivo no habitual es tener la sensación como con cualquier primera vez con cualquier otra cosa. Me genera intriga, ansiedad y motivación. Leí mucho sobre realidad virtual, y lo que más me llegó es que tuviese cuidado al experimentar mucho tiempo con las gafas porque corría riesgo de perder referencia con el mundo concreto al pasar de una realidad a otra. Por ejemplo, mareos y problemas de enfoque con los objetos. En el peor de los casos, convulsiones y náuseas. Este es motivo que recomiendan por comenzar pocos minutos y con el tiempo ir agregando más para seguir experimentando. Pero no mucho tiempo de golpe.

Vista dentro de las gafas de realidad aumentada. Los ojos dentro unen las imágenes en una.

Con tantas precauciones al segundo día de tener las gafas me introduje y no paré de seguir experiementando. Es un dispositivo muy adictivo. Por eso hay que tener cuidado con los menores. Volviendo a nuestro tema, el concepto de introducirse en la realidad virtual se llama “inmersión”. Y es totalmente cierto a lo que había leído. Entrar en la realidad virtual es estar en otra dimensión. Lo más impresionante es que al mover la cabeza para abajo, en alguna aplicación no se ven los pies. Es como si estuviéramos en el aire, como una especie de espectro. Para manejarse en la realidad virtual el movimiento de cabeza es imprescindible, incluso manejo de tecnología táctil. En mi caso, no he probado con ningún preriférico complementario (josctik, etc).

Primero aparece la tienda y la home de Oculus para interactuar con las aplicaciones, videos y fotografías. El mundo 360º llegó para quedarse. Quizás de esas primeras impresiones probé fotografías, videos 360 º y no más. Traté de buscar aplicaciones más cercanas al ámbito educativo y encontré videos en la versión de realidad virtual de un profesor del MIT que muestras sus robot en su taller de trabajo.  Al sacarse los lentes no es fácil volver a enfocarse ante la realidad tangible. La primer sensación me fue muy extraña. De goce y ganas de seguir probando.

En definitiva, todavía veo “muy verde” la realidad virtual. No demasiada aplicaciones para mi gusto, y un sistema de búsqueda de aplicaciones muy rudimentario. Con el correr del tiempo todavía aparecerán mejores cosas para este nuevo mundo. Ni me quiero imaginar cuando se puede interactuar con más nitidez y con más aplicaciones. Por ahora, este dispositivo se utiliza con algunos smartphone de Samsung, aunque también están las gafas de cartón para realidad virtual. De todas maneras son tecnologías incipientes. Cuando se comercialicen las cámaras 360º creo que el mercado de realidad virtual podría arrancar. De todas maneras no podemos dejar pasar estas tecnologías desde la biblioteca, porque quizás dentro de unos años nos vamos a acostumbras a estas nuevas realidades. Y, para mi gusto todavía las aplicaciones sociales no están muy desarrolladas. Me queda la sensación de una experiencia más pasiva que activa. Cuando los usuarios podamos crear contenidos, será otra historia, y este post quede en la prehistoria otra vez del desarrollo tecnológico.

Uso gafas de realidad virtual en las bibliotecas

Estamos en una etapa de lluvia de ideas. Como primer servicio estos dispositivos se me ocurre el préstamo de las gafas para los usuarios y que los puedan utilizar para visualizar experiencias de lugares remotos. Aquí también está la actividad conocidad de formación de usuarios en estos dispositivos. A parte, siempre en estos casos veo a la biblioteca como un espacio de experimentación y laboratorio tecnológico, el conocido concepto de makerspace. También me imagino a la biblioteca creando clubes de lectura para crear historias en 360 º al mejor estilo vrse. Estas nuevas formas de narración para estos espacios se podrían desarrollar desde la biblioteca. 

“La bibliothèque, la nuit”, una experiencia de realidad virtual en una biblioteca.

Otra idea es que la misma biblioteca filme sus instalaciones en 360º y compartir la grabación o imágenes fotográficas por la web para aquellos que puedan bajarla y probar con una de esta gafas. En este sentido, encontré una de las primeras experiencias que encontré por la web es una exhibición de la Biblioteca Nacional de Canadá, que a través de las gafas de realidad virtual se puede hacer un recorrido en 360º por la biblioteca. Los autores del proyectos son Alberto Manguel, el actual director de la Biblioteca Nacional Argentina y Robert Lepage “. El proyecto se ha llamado “La Bibliothèque, la nuit “. Ojalá podamos ver más desarrollos por estos pagos. Seguiremos experimentando.

biblio-la-nuit-1400-fullscreen

 

The following two tabs change content below.
Co-fundador y director de Aprender3C. Máster en Redes Sociales y Aprendizaje Digital (UNED), Especialista en Educación y Nuevas Tecnologías (FLACSO), Bibliotecólogo (Instituto Mignone), Bibliotecario de Instituciones educativas (Instituto Ciudad de Mercedes), licenciado en Ciencias de la Comunicación (UBA). Trabaja como bibliotecario en la Biblioteca Central de la Universidad Nacional de Luján. Docente en la carrera de Tecnicatura Superior de Bibliotecología en el Instituto Mignone de Luján. Formador de formadores bibliotecarios latinoamericanos en el programa "Taller de Bibliotecas en el mundo digital" de la subdirección de Bibliotecas del Ministerio de Cultura de España e IFLA/LAC.
Notice: Use of undefined constant rand - assumed 'rand' in /usr/home/infotecarios.com/web/wp-content/themes/ribbon/single.php on line 35

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: