Espacios coworking, un servicio innovador para las bibliotecas.

Cómo será la biblioteca del futuro es una incógnita. Pero debemos innovar y estar atentos a lo que las comunidades esperan de ellas. Una biblioteca innovadora no solo resguarda colecciones bibliográficas sino es un espacio para la creatividad, el trabajo colaborativo o coworking y la autoformación.

¿Acaso las bibliotecas no son ya un lugar de encuentro y de intercambio de conocimientos? ¿Acaso no cumplen una función social? ¿No son centros dinamizadores culturales? La respuesta a todo ello es un gran SÍ. Pero siempre se puede hacer más con un poco de imaginación.

También es cierto, que en muchas ocasiones la falta del apoyo institucional o de ayuda económica externa imposibilita la creación de espacios innovadores o nuevos servicios; y más aún en la era donde Internet y las redes sociales aparentemente lo copan todo.

Si buscamos innovar, como bibliotecólogos debemos “torcerle el cuello al lugar común” y ser capaces de ofrecer algo que lo digital no pueda, por medio de alianzas con instituciones o con la comunidad. Debemos dar un valor agregado a nuestros usuarios, a través de la coexistencia de la biblioteca física con los beneficios y las posibilidades de lo virtual.

A partir de este preámbulo, planteamos la creación de espacios coworking en las bibliotecas, una idea que no es nueva, pero que no parece aplicarse usualmente en las bibliotecas de América Latina.

¿Qué es un espacio coworking?

El coworking más que un ‘boom’ es un movimiento global basado en un concepto muy sencillo: la filosofía cooperativa. Según el portal www.coworkingspain.es:

Un espacio coworking es dónde personas que desarrollan diferentes actividades empresariales y que no necesitan una oficina física, es decir pueden trabajar desde casa, se reúnen para trabajar de forma individual en un ambiente de trabajo productivo. (Bueno, 2016, párr. 2)

En otras palabras, es un conjunto de profesionales comparten un espacio, físico o virtual, además de compartir gastos y experiencias, con el objetivo de desarrollar sus proyecto de forma independiente, a la par de fomentar proyectos conjuntos.

El perfil de los coworkers 

La 2ª Encuesta Mundial sobre Coworking (Deskmag, 2011) concluye que la mayoría de los coworkers son urbanitas (viven en ciudades de más de un millón de habitantes); tienen en promedio 34 años; son trabajadores bien formados (Tres de cada cuatro coworkers tiene, como mínimo, un título universitario); ganan muy bien, ya que la mayoría declara tener ingresos por encima del salario medio de sus países; y prefieren trabajar cerca de casa (A una distancia de entre 10 min y 20 min). 

Sin embargo, estos espacios coworking resultan de gran utilidad para un tipo específico de profesionales.  Es ideal para aquellos quienes trabajan de manera individual o independiente, tales como freelancer, emprendedores, las startups o pequeñas empresas. 

En cuanto al tipo de profesiones, la filosofía de trabajo cooperativo es pertinente para los que desempeñen su trabajo por medio de un ordenador o dispositivo móvil. Para profesionales vinculados al área de tecnología, marketing o comunicación.

Espacios coworking en las bibliotecas

No es nuevo el hecho de que muchos van a la biblioteca a trabajar, debido a la naturaleza del espacio. Subsanar esta necesidad de los usuarios y juntarlo con conceptos como economía social, open access, cultura libre, crowdsourcing, software libre, makerspace y coworkingda como resultado una nueva gama de servicios en bibliotecas innovadoras.

El filólogo español Alfonso Massó Cobo, compartió en su blog www.bibliotecasabiertas.com una lista de bibliotecas innovadoras, relacionadas al concepto de coworking:

Una biblioteca que proporciona una impresora 3D para imprimir una prótesis de mano que una niña de Texas necesitaba (County Freeman Branch Library de Clear Lake City, Houston); otra que presta corbatas para entrevistas de trabajo (Biblioteca Pública de Filadelfia); la Biblioteca Pública de Edmonton, que acoge a los sin techo y la Biblioteca Pública de Toronto que inauguró hace unos meses la primera biblioteca de instrumentos musicales. Estos son tan sólo unos ejemplos de las innovaciones tecnológicas y de los servicios innovadores que nos ofrecen las bibliotecas hoy en día. (Massó, 2016, párr. 1)

La lista de bibliotecas con filosofía cooperativa aplicada en sus servicios es larga. A continuación, añadiremos otros ejemplos de bibliotecas alrededor del mundo, que cuentan con espacios coworking en sus instalaciones.

MakerSpace en la Biblioteca de Westport en Connecticut.

Fuente: The Westport Library

El makerspace es un espacio dentro de la Biblioteca de Westport, ubicada en Estados Unidos, donde la gente desarrolla contenidos de todo tipo, los comparte y los pone a disposición de la comunidad para su consumo.

Funciona como una incubadora de ideas y emprendimiento que busca ser ocupado permanentemente por creadores y emprendedores. Por ejemplo, dentro de este makerspace de Westport, Joseph Schott está  trabajando  en la recreación de unos aeroplanos  de los años 30, según los modelos originales.

Economía compartida en la Biblioteca de las cosas de Londres.

Fuente: Library of Things

¿Por qué comprar cuando puedes pedir prestado? Así reza el eslogan de Library of Things, un amigable espacio en suelo británico donde puedes aprender, prestar y compartir con la comunidad.

El espacio no está pensado para resguardar fondos bibliográficos sino como lugares de encuentro que fomentan la creatividad, el trabajo colaborativo, el makerspaces, coworking y la autoformación.

En su página web puedes alquilar las “cosas del mes” por unos precios muy bajos. Entre los objetos recomendados para verano están una cámara digital Cannon, un picnic set o… ¡Una máquina para hacer barbacoas!

Coworking en la Biblioteca Viva de Santiago de Chile.

Fuente: Biblioteca Viva

Biblioteca Viva es la primera biblioteca pública al interior de un centro comercial en Hispanoamérica. Y entre sus servicios decidieron prestar un espacio coworking a todos los trabajadores independientes y estudiantes que desean desempeñarse con comodidad en sus proyectos.

La Biblioteca Viva provee acceso a internet, wifi y mesas de trabajo. Actualmente el servicio se presenta en tres sedes Egaña (La Reina), Biobío (Concepción) Tobalaba (Puente Alto) donde accederás gratuitamente (no es necesario ser socio para utilizar estos espacios) y potenciar una red colaborativa para todos quienes andan en busca de un lugar cómodo y tranquilo donde trabajar.

Las Urban Offices de la Biblioteca Central de Helsinki.

Fuente: Library Central of Helsinki

Según la página web de la Biblioteca Central de Helsinki, las urban offices ubicadas en sus espacios son el tercer lugar de trabajo más popular de la capital de Finlandia. Las convenientes conexiones entre la Biblioteca con la estación de ferrocarril y el metro, la convierte en una oficina urbana muy popular y en un lugar de encuentro para los residentes.

Este espacio de coworking ofrece estaciones de trabajo, impresoras, sala de reuniones, estudios y salas de trabajo. Los equipos y espacios pueden ser reservados con antelación, así como, los coworkers pueden especificar qué tipo de equipo técnico necesitan para su espacio.

Fab Lab en la Biblioteca Pública de Fayetteville en New York.

Fuente: Fayetteville Free Library’s Fab Lab

Los Fab Lab (que se podría traducir como Laboratorio de fabricación) son espacios ideales para emprendedores y creativos. En este espacio de coworking y producción de conocimiento en la Biblioteca Pública de Fayetteville, le proporcionan a sus usuarios el hardware y software para hacer cosas.

Entre las herramientas figuran impresoras 3D, cortadores láser, software de diseño 3D profesional, herramientas para tallar materiales, máquinas de coser, herramientas de fabricación de joyería y cortadoras de vinilo.

La mejor noticia es que usar el Fab Lab es gratuito. La Biblioteca solo cobra una pequeña suma para utilizar ciertas herramientas. También están abiertos a recibir donaciones para el laboratorio; tales como, pegatinas, platos de papel, tijeras o cinta adhesiva.

En modo de conclusión, tradicionalmente las bibliotecas han sido espacios para almacenar el conocimiento pero los espacios coworking generan conocimiento.

Hoy en día los profesionales de la información debaten sobre cómo será el futuro de las bibliotecas y nos damos cuenta de que el libro no será la única forma de adquirir conocimiento. Mientras tanto se abre una brecha infinita de posibilidades para resguardar y generar nuevo saber a través de la filosofía cooperativa.

Referencias

Laura Bueno (enero de 2016) ¿Qué es el coworking?. Recuperado de: http://coworkingspain.es/magazine/servicios/que-es-el-coworking

Alfonso Massó (16 de septiembre de 2016) Bibliotecas en proceso de cambio… continuo. Recuperado de: https://bibliotecasabiertas.com/tag/coworking

Deskmag (2016) 2do Global Coworking Survey launched. Recuperado de: http://www.deskmag.com/en/2nd-global-coworking-survey-launched-166

 

 

 

Un comentario en “Espacios coworking, un servicio innovador para las bibliotecas.

  1. Pingback: Humanizar la biblioteca y los bibliotecarios. Parte II. – IFT

Deja un comentario