El “nuevo” usuario en la biblioteca académica

El elemento fundamental de toda biblioteca, independientemente del tipo que sea, siempre es el usuario. Siempre ha sido así a lo largo de la historia. Sin embargo, en los últimos años el usuario en la biblioteca académica actual ha cambiado debido a muchos factores que han influido en su comportamiento informativo, en sus necesidades de información, en sus visitas a la biblioteca y en cómo interactúa ahora con los nuevos recursos informativos.

El cambio ha sido tan drástico que ahora se hablan de nuevos usuarios. No obstante, la realidad es que son los mismos, pero con diferentes formas de interacción con la biblioteca. Por ejemplo, Evans señalaba que los “nuevos usuarios” siguen siendo los mismos de antes, solo que ahora pertenecen a un subconjunto que tiene características muy particulares con relación a los que veíamos hace algunos años:

Los ‘nuevos usuarios de la biblioteca’ son un subconjunto de todos nuestros usuarios de la biblioteca, pero son un subconjunto vocal e influyente (2009, p. 17)

Los actuales usuarios de la biblioteca académica son nativos e inmigrantes digitales, entienden el lenguaje de las computadoras y el internet, son estudiantes y profesores más participativos que interactúan activamente en las redes sociales de la biblioteca, buscan y prefieren la información en formato digital, pero no soslayan la que se encuentra en un soporte físico, son consumidores de información pero también crean contenidos, y a pesar de todo el ambiente digital, aún asisten a la biblioteca.

Usuarios nativos digitales

Los actuales usuarios en las bibliotecas académicas son, en su mayoría, nativos e inmigrantes digitales, es decir, los primeros son aquellas personas que nacieron en la época de las computadoras, los videojuegos y el internet, mientras que los segundos surgieron en el ambiente analógico, pero tuvieron que adaptarse a las nuevas tecnologías (Prensky, 2001, p. 1). Esta situación ha generado una brecha por la manera en cómo los bibliotecarios inmigrantes digitales entienden a los usuarios nativos digitales de hoy ya no es la misma, y mucho se debe a que sus necesidades de información han cambiado, pero sobre todo, porque su manera de aprender y buscar información se ha vuelto más compleja y diversa.

Ahora bien, los nativos digitales son los que nacieron bajo el estereotipo de la Generación Y, Net o del Milenio. Según Saville (2016, p. 173), esta generación nació entre 1982 y 2003, y muestran ciertas características distintas a sus predecesores con relación al aprendizaje:

  • Poseen experiencia tecnológica
  • Son autosuficientes
  • Se orientan por objetivos
  • Necesitan una estructura formal
  • Se adaptan fácilmente al trabajo grupal

Además, en el plano bibliotecario, presentan peculiaridades muy marcadas con respecto al uso de la tecnología, pues prefieren abiertamente la descarga y consulta inmediata de los documentos, revisan en sus dispositivos móviles la página de la biblioteca y el  OPAC, utilizan los recursos electrónicos de forma remota o presencial, y además, hacen uso de los diferentes servicios en línea que ofrece la biblioteca.

Comportamiento en la búsqueda información

Ahora bien, con relación al comportamiento que presentan los usuarios de las actuales bibliotecas académicas cuando buscan información, algunos autores como Sadeh (2007, p. 309), afirman que prefieren utilizar herramientas y motores de búsqueda rápidos y fáciles de usar, pero además, que los mismo sistemas les ofrezcan toda la información disponible sin necesidad de realizar pesquisas por separado en diferentes recursos y fuentes de información.

Los que “nacen con el chip” no creen que algún tipo o intercambio de información sea más valioso que otro. La funcionalidad es primordial. En lugar de cambiar sus estrategias para satisfacer las necesidades del formato, buscan recursos que cumplan con sus habilidades. (Sullivan, 2005, p. 57)

Utilizan el formato de información que más se ajusta a sus necesidades, independientemente si este está en forma impresa, digital o audiovisual. Buscan la información y las herramientas que les sean más fáciles de utilizar, aquellas que cumplan sus expectativas de manera rápida y sencilla, sin tener que recurrir a varios filtros para localizar lo que requieren.

Usuarios como creadores de contenidos

Los usuarios de ahora en la biblioteca académica, además de solicitar información en cualquier formato, también crean contenidos para un público en particular. Por ejemplo:

[…] pueden contribuir con sus opiniones sobre los servicios a través de un blog, comentar sobre las políticas bibliotecarias u otras actividades. También pueden usar blogs para revisar libros, sugerir recursos de información y compartir información con otros. (Cuong Nguyen, Partridge, & Edwards, 2012, p. 337)

El usuario es un creador de contenidos que se involucra en las diferentes actividades de la biblioteca universitaria. Ayuda a generar nuevos temas de discusión, nuevas posibilidades de servicios, nuevas políticas tanto para el servicio como para la adquisición de materiales y recursos de información que podrían ser útiles. Sus opiniones sobre las diferentes experiencias en la biblioteca contribuyen a desarrollar nuevas formas para satisfacer mejor sus necesidades.

Usuarios participativos

Lankes señalaba que el usuario actual de la biblioteca debe ser visto más como un miembro, no tanto como usuario de los servicios de información, pues de esta manera, como bibliotecarios, nos verán también como un miembro de la comunidad y no como una herramienta más (2011, p. 66). Este punto es fundamental para lograr usuarios más participativos. En la biblioteca académica actual es muy importante la participación activa del usuario, tanto para contribuir al desarrollo de colecciones y servicios como para lograr una interacción mayor mediante el uso de las redes sociales.

La biblioteca académica como lugar

Algo importante que no debe olvidarse, los usuarios de las bibliotecas académicas, pese a la facilidad de acceder a la información en línea, todavía ven a la biblioteca como un espacio donde pueden hacer uso de los servicios y para socializar. Estudios demuestran que existe una relación efectiva entre los usuarios que visitan la biblioteca y las actividades que realizan dentro de ella:

La actividad más frecuente de los usuarios en la biblioteca fue el estudio individual, seguido en orden descendente de la lectura, el uso de la computadora, la búsqueda de información, el estudio grupal, el uso del servicio de información y referencia, y la reunión y socialización (Jong-Ae, 2017, p. 213)

Referencias

Cuong Nguyen, L., Partridge, H., & Edwards, S. L. (2012). Towards an understanding of the participatory library. Library Hi Tech, 30(2), 335–346. doi:10.1108/07378831211239997

Evans, W. (2009). Building library 3.0: issues in creating a culture of participation. Oxford, UK: Chandos Publishing.

Jong-Ae, K. (2017). User perception and use of the academic library: a correlation analysis. The Journal of Academic Librarianship, 43(3), 209–215. doi:10.1016/j.acalib.2017.03.002

Lankes, R. D. (2011). The atlas of new librarianship. Cambridge, MA: MIT Press.

Prensky, M. (2001). Digital Natives, Digital Immigrants Part 1. On the Horizon, 9(5), 1–6. doi:10.1108/10748120110424816

Sadeh, T. (2007). Time for a change: new approaches for a new generation of library users. New Library World, 108(7/8), 307–316. doi:10.1108/03074800710763608

Saville, K. (2016). Technology and generational learners: from Baby Boomers to Next Generations, to Millennials, to Generation Zs, to guess what is coming! En J. A. Donaldson (Ed.), Women’s voices in the field of educational technology (pp. 171–176). Cham: Springer. doi:10.1007/978-3-319-33452-3_24

Sullivan, K. (2005). Collection development for the “chip” generation and beyond. Collection Building, 24(2), 56–60. doi:10.1108/01604950510592661

 

Deja un comentario