miejsc pracy opieki zdrowotnej w virginia beach cialis cena w domu testów narkotykowych

El análisis de citas como método de evaluación en bibliotecas

Desde hace muchas décadas atrás, se ha exigido que los investigadores refieran todos los estudios previos cuyos aportes hayan sido utilizados en sus estudios por ello, toda investigación científica es producto de la revisión de la literatura circulante sobre el tema que luego es incorporada en el texto como referencias bibliográficas consultadas y citadas.

El análisis de citas toma por principio que si un autor cita un documento es porque este influyó en mayor o menor medida sobre él. Es decir, que el documento fue encontrado útil y usado de alguna forma, Por lo tanto, dicho documento tiene impacto para la comunidad académica; a pesar, de la afirmación de que no todo lo que se lee necesariamente se cita y no todo lo que se cita se lee (Urbizagastegui y Restrepo, 2007).

El análisis de las citas proporciona información de los materiales bibliográficos que están siendo usados por la comunidad académica para reforzar sus esfuerzos intelectuales y representar de manera indirecta, el uso de la literatura en una determinada materia. Asimismo, a través de las citas se puede llegar a predecir el uso en el presente o futuro de la literatura sobre un tema en particular. (Urbizagástegui y Restrepo, 2007). En este contexto, las citas revelan la relevancia de las investigaciones previas y por cuanto, de gran interés para los autores (Garvey, 1979).

Tomado de : http://bit.ly/1lBd9uM

Tomado de : http://bit.ly/1lBd9uM

El análisis de citas surgió como una alternativa a las limitaciones de evaluación con listas de comprobación estándar, de bibliografías y de catálogos (Pérez, 2002). Desde el primer artículo publicado usando esta técnica de análisis en 1927, se han sucedido numerosos estudios, muchos de los cuales fueron dados sobre todo en el campo de la comunicación y la investigación científica a nivel internacional. Sin embargo, no se puede negar su importante aporte en el marco de las bibliotecas, sobre todo en los estudios de uso de colecciones e investigación de usuarios. Uno de los países hispanos con mayor número de experiencias con este método es España no obstante, Urbano (2001, p. 245) explica: “hay un reducido número de aportaciones en la bibliografía española especializada en biblioteconomía y documentación. Este hecho puede deberse en gran medida a que numerosos estudios no fueron publicados en su respectivo momento para la comunidad científica en bibliotecas, sino hasta ahora”.

Según Massísimo y Sánchez  (2004):

Este tipo de análisis “puede hacerse a nivel general, tomando como referencia la Journal citation reports (JCR) de la familia de bases de datos Citation In-dex, y registrando el número de citas que obtuvieron, en un período dado, las publicaciones que queremos evaluar; o bien se puede hacer fijándonos exclusivamente en las citas que de esas revistas realizaron los clientes de nuestra biblioteca en sus trabajos científicos, para así obtener el valor subjetivo que para ellos tienen las publicaciones que poseemos (p.181)

No obstante, el análisis de citas al igual que otros métodos está sujeto a algunas controversias como son:

  •  No toma en cuenta las autocitas, se cita los trabajos de sus amigos o de aquellos que fueron considerados con mayor factor de impacto.
  • Los documentos citados son el reflejo del uso que realiza el usuario y no necesariamente el uso realizado a partir de la colección (ambos datos de suma utilidad para la biblioteca), debido a que la información pudo ser obtenida por otros medios. Al respecto, Urbano (2001), afirma: “siempre que se trabaje con grandes cantidades de citas, su recuento y análisis con finalidades bibliotecarias tiene un considerable valor y fiabilidad”.
  • El uso de un documento es intangible por lo que presenta dificultad para ser evaluado con certera precisión (Urbano, 2001).

A pesar de las críticas al método, Pérez (2002, p. 331) lo define como un “instrumento útil”, Massísimo y Sánchez (2004, p. 182) sostiene “A pesar de sus inconvenientes, el análisis de citas es uno de los métodos de evaluación más comúnmente aceptados, en especial para las bibliotecas científicas”, Urbano (2001), escribió: “se trata de un método válido para evaluar el desarrollo de servicios y colecciones siempre que se use desde el conocimiento de sus limitaciones (p. 245).

Es importante destacar, que este tipo de análisis son más apropiados para las bibliotecas universitarias y de investigación debido a que miden el uso académico de los materiales a evaluar; obteniéndose datos sobre las características de los documentos citados, revistas de mayor citación, tipos de documentos citados (libros, tesis, material de referencia, bases de datos, etc.), autores más citados, año de publicación de los documentos, idioma, etc. Además, permite identificar no solo las referencias más destacadas en una disciplina, sino también la interdisciplinariedad entre áreas y subdisciplinas (Pérez, 2001). Es decir, reconoce la importancia para la investigación académica de materiales que comúnmente no estarían incluidos en la colección de un área temática específica, información de sumo interés porque revela las áreas de mayor cobertura y las de menos cobertura también. Este aspecto resulta particularmente relevante para la selección y adquisición de colecciones en las bibliotecas de investigación.

Tomado de: http://bit.ly/1lBd9uM

Tomado de: http://bit.ly/1lBd9uM

Para llevar a cabo una evaluación por análisis de citas no es necesario contar con personal especializado, esta puede ser llevada a cabo por el personal auxiliar previamente capacitado. Sin embargo, la interpretación de los resultados debe ser realizado por un personal especializado (Urbano, 2001). Cabe destacar que “Los datos de citación deben ser cuidadosamente interpretados y correctamente usados, sin reemplazar el juicio e interpretación humana (juicio de los expertos)”.

Algunas de sus desventajas son: las fuentes citadas pueden no ser las más importantes o útiles para todos los usuarios, tiende a subrepresentar documentos leídos pero no referenciados en la investigación, muchas citas publicadas son incorrectas o incompletas y para extractar las correctas requiere personal y tiempo (mayor costo).

Por otro lado, se recomienda que los estudios de uso de colecciones a través del análisis de citas deben ser complementados con otros estudios de uso como pueden ser: estudios de rotación, estadísticas de préstamo, etc.

Bibliografía

Massísimo, A., & Sánchez de Boado. (2004). Evaluación de colecciones en las bibliotecas universitarias (II): métodos basados en el uso de la colección. Anales de Documentación, Nº 7, 171-183. Recuperado: http://bit.ly/1pd3ufu

 Pérez, A. (2002). La evaluación de colecciones: métodos y modelos. Documentación de las Ciencias de la Información, Nº 25, 32 – 60. Recuperado: http://bit.ly/SQup40

Pérez, A. (2001). El desarrollo de colecciones: evaluación en las bibliotecas universitarias españolas. Tesis para optar el grado de Doctor, Departamento de Biblioteconomía y Documentación, Universidad de Granada, España. Recuperado: http://bit.ly/T4rXr2

Urbano, C. (2001). El análisis de citas en trabajos de investigadores como método para el estudio del uso de información en bibliotecas. Anales de Documentación, Nº 4, 243–266. Recuperado: http://bit.ly/1ye6Ums

Urbizagástegui, R. & Restrepo, C. (2007, jul-dic). Análisis de las referencias bibliográficas de la revista Interamericana de Bibliotecología. Biblios, Nº 29, 20. Recuperado: http://bit.ly/1uAMeAr

 

 

 

 

 

 

The following two tabs change content below.

Juana Chunga Rodriguez

Latest posts by Juana Chunga Rodriguez (see all)

Notice: Use of undefined constant rand - assumed 'rand' in /usr/home/infotecarios.com/web/wp-content/themes/ribbon/single.php on line 35

No Responses

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: