miejsc pracy opieki zdrowotnej w virginia beach cialis cena w domu testów narkotykowych

Dicen que la lectura móvil está creciendo en casi todas partes ¿Y en Argentina cómo andamos ?

Cuando leí el post de Fernando sobre sus experiencias de lectura con el Ipad recordé la encuesta que realicé el año pasado, más exactamente entre los meses de abril y julio de 2011, para colectar datos sobre los hábitos de lectura móvil entre los profesionales de información argentinos.

Me ayudaron Yanina González Terán y Dante Moreno quienes redactaron el marco teórico y contextualizaron política y tecnológicamente la investigación.

El trabajo en su conjunto fue publicado en el ebook colaborativo Movilidad: Retos y Oportunidades para los profesionales de la Información y Documentación, editado por la Fundación Ciencias de la Documentación.

Les transcribo un resumen de los resultados de aquella encuesta. Pero antes aclararé que además de los bibliotecarios y documentalistas, fueron invitados a responder otros colectivos que trabajan con información,  tales como archiveros, periodistas, museólogos, consultores y gestores de datos y contenidos.

La cantidad de profesionales que respondieron la encuesta fue 129.

La mayoría de los encuestados:

  • tienen entre 41 y 55 años (42%)
  • pertenecen al sexo femenino (71%)
  • desarrollan su actividad en el área de la bibliotecología (69 %)
  • poseen formación universitaria completa (37%)
  • se dedican a su tarea en relación de dependencia (84%).
  • leen habitualmente en formatos digitales (95%)

Los encuestados que no leen en formatos digitales (5% del total) expresaron que:

  • creen que el formato papel es mejor (70%)
  • consideran que la lectura digital es un hábito que quizá le convendría adquirir (67%)
  • no adquirirían ningún dispositivo digital para leer (57%)
  • sin embargo si tuvieran la necesidad de leer en digital, optarían  por las computadoras de escritorio y las tabletas con un 9% cada una.
  • usarían estos dispositivos para
    • leer lectura formativa o académica (97%)
    • mirar videos o televisión (89%)
    • escuchar audio-books (86%).
    • un porcentaje mucho menor adquiriría un dispositivo digital para la lectura recreativa (19%) o enterarse de las noticias (26%).

Por su parte, la mayoría de los que sí leen habitualmente en formatos digitales, indicaron que:

  • lo hacen porque es parte de su trabajo (73 %) y porque consideran que la información más actualizada está en Internet (71 %).
  • utilizan en su mayoría una computadora de escritorio (95%), para leer material formativo y académico (85%) como así también los diarios o revistas favoritas (74%).
  • el 71% sólo accede a contenidos gratuitos, mientras un 2%, solamente a contenidos de pago.
  • respecto a las preferencias en cuanto formatos de archivos digitales, la mayoría (90%) indicó los formatos PDF y HTML de Internet, representando una minoría aquellos formatos específicos para eBooks (15%).
  • sólo un 39 % de estos lectores adquiriría un dispositivo móvil; en este caso el dispositivo más elegido es una tableta (27%) por razones de comodidad de lectura y portabilidad de la información.
  • aquellos que no adquirirían un dispositivo móvil (44%) aludieron que no lo necesitan (64%) y que sus costos les resultan prohibitivos (49%).

Cuando debieron responder sobre medidas de estímulo a la lectura digital móvil en Argentina, tanto los lectores como no lectores de material digital, manifestaron que se deberían implementar:

  • políticas de educación y formación en tecnologías, a la población en general (73%).
  • medidas de estímulo y difusión de los contenidos digitales argentinos de acceso abierto (69%).
  • mayor estímulo a la producción de contenidos digitales, locales y regionales. públicos y/o privados (58%).
  • políticas de estado de estímulo a la producción local masiva de dispositivos (económicos y de alta gama) (57%).
  • incentivación al desarrollo de contenidos digitales por parte de las universidades argentinas, por ejemplo, las tesis y tesinas (54%).
  • incentivación al desarrollo de contenidos digitales en los eventos académicos y culturales que ocurren en el país (48%).
  • estímulo al desarrollo de contenidos digitales por parte de los fondos editoriales (46%).

Si se cruzan las variables se obtiene que:

  • quienes ostentan mayores índices de lectura digital son los consultores (100%) y periodistas (95%).
  • la mayoría de estos profesionales se desempeña de manera freelance (75%).
  • el 45 % ya utiliza dispositivos móviles: smartphones (30%) y tabletas (15%).
  • los aspectos más valorados de los dispositivos móviles son la portabilidad (75%) y la actualidad (63 %) de la información.
  • los e-readers resultaron mayormente elegidos por bibliotecarios (42%).
  • las tabletas, por los consultores (56%).
  • los smartphones, por los periodistas (67%).

Conclusiones

  1. La primera situación que surge con fuerza es la escasa cantidad de profesionales de la información que respondieron la encuesta, pese a haber sido ésta promocionada de manera abierta y profusa a través de las redes sociales, listas de distribución y espacios 2.0 de la Fundación Ciencias de la Documentación.
    1. Por esta razón, estos resultados no deberían ser considerados determinantes para el tema ni para el segmento encuestado. Sí podrían ser considerados útiles, a modo de datos orientadores o disparadores, para otros estudios más profundos sobre el estado del arte de la lectura móvil en la región.
    2. Sin embargo, me consideré satisfecha porque conseguí algunos resultados iniciales que en cierta manera comenzarían a delinear el estado del arte de la lectura digital móvil por los profesionales de información del país.
  2. En este orden de cosas, se observa un desigual nivel de participación según el área profesional del encuestado. Los bibliotecarios, seguidos por los periodistas y consultores, superan con creces a los museólogos y archivólogos, con una mínima participación.
  3. También llama la atención la diferencia entre el nivel de uso de los dispositivos móviles como medio de lectura, en relación con la modalidad de trabajo. Aquellos encuestados que se desempeñan como profesionales freelance, o en entornos empresariales más abiertos, como los consultores y periodistas, utilizan más los dispositivos móviles que aquellos profesionales que trabajan en relación de dependencia y bajo jerarquías más estrictas, como los bibliotecarios o documentalistas, por ejemplo.
  4. Pareciera además, que el área profesional tendría cierta influencia a la hora de seleccionar un dispositivo móvil sobre otro. Los bibliotecarios se inclinan mayormente sobre los e-readers, mientras los periodistas y consultores, quienes conjuntamente con la portabilidad de información requieren una constante actualización, prefieren los smartfones y las tabletas.
  5. Y respecto de las políticas para el desarrollo de la lectura y gestión móvil de la información en Argentina, la mayoría de los encuestados considera que la formación en el uso provechoso de las nuevas tecnologías así como el fomento de la producción de contenidos digitales de acceso abierto locales y regionales, deberían ser prioritarios a cualquier medida de estímulo a la producción y adquisión de los dispositivos.

No estaría completo este artículo, si no se mencionase la necesidad de reflexionar e investigar profundamente sobre estos aspectos que hacen al desarrollo no sólo de la lectura móvil, sino a la evolución de la profesión en nuestro país:

  1. La necesidad de contar con profesionales de la información proactivos, actualizados y con actitud favorable al cambio.
  2. Las causas de la tardía o escasa penetración de las nuevas tecnologías en determinados segmentos de la profesión, como los bibliotecarios, documentalistas, archiveros y museólogos.
  3. La relación existente entre la modalidad laboral, el área desempeñada y la actualización profesional.
  4. La necesidad de emprender acciones de actualización y formación constante en el buen uso y aprovechamiento de las tecnologías, a todos los sectores de la población argentinas.

Y ustedes, ¿qué opinan?

Notice: Use of undefined constant rand - assumed 'rand' in /usr/home/infotecarios.com/web/wp-content/themes/ribbon/single.php on line 35

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: