De bibliotecaria a programadora en 20 semanas. (Incluye plan de aprendizaje)

En este post les voy a contar cómo fue mi viaje de cinco meses, donde pasé de ser una bibliotecaria y aprendiz de programación a aceptar una oferta de trabajo como ingeniero de software en Reino Unido.

Al leer un caso de éxito siempre me enfoco en conocer el background de la persona buscando coincidencias. En mi historia personal, siempre tuve inclinación por las humanidades: estudié Comunicación Social y Bibliotecología en la Universidad Central de Venezuela. 

Un background humanista y digital.

En mi país natal, Venezuela, tuve experiencia como Bibliotecóloga, Documentalista y en los últimos años como Community Manager y Social Media Manager. En el año 2015 dejé mi patria debido a la situación política y económica. 

Una vez en España, mientras transcurrían los meses del trámite de mi legalidad en el primer mundo, decidí hacer cursos online sobre Digital Project Management y tuve un par de experiencias free lance como gestora de proyectos digitales. 

So far so good. 👌🏼

A los nueve meses, literalmente un parto, obtuve la residencia europea y decidí mudarme con mi pareja a Escocia. Un nuevo comienzo. Para el momento no hablaba inglés y solo contaba con una visa provisional de seis meses. 

Luego de casi un año, con los papeles nuevamente en orden y después de haber procesado un poco el acento escocés, apliqué por mi primer trabajo en Reino Unido: Tester de videojuegos.

Sí. TESTER de VIDEOJUEGOS. Nada que ver con bibliotecología o humanidades. 

En esa empresa estuve otros 9 meses pero aún no me sentía satisfecha profesionalmente. Así que decidí investigar cuáles oportunidades laborales ofrecía el Reino Unido y… ¡Eureka!

Mujer + tecnología + U.K. = La ecuación perfecta.

Los trabajos de mayor crecimiento y mejor paga en Reino Unido son los asociados a la informática, y sin embargo el acceso de las mujeres a este tipo de trabajos es menor al 20%, según este post (Universia España, 2014).

Regina Agyre, fundadora de Soronko Solutions y una de las primeras emprendedoras de tecnología de Ghana, señaló en una entrevista a CNN en Español que en el Reino Unido el porcentaje de  los puestos en ciencia y tecnologías ocupados por mujeres es del 15,5%.

Para el año 2014, el número de mujeres que estudiaban estas carreras era de un 0,5% y de acuerdo a estas tendencias, se estimaba que para 2043 las mujeres solo ocuparían el 1% de la fuerza tecnológica. (Universia España, 2014).

Para subsanar esta realidad, las empresas, el gobierno y las universidades en Reino Unido han hecho un esfuerzo considerable en los últimos años para lograr la igualdad de género en el área de tecnología, a través del incentivo a mujeres y grupos minoritarios a aprender a programar.

Los ingenieros de software tienen una demanda cada vez mayor, los salarios son excelentes y existen muchas oportunidades para ingresar al mundo de la programación sin necesidad de una tonelada de capital inicial.

Todo lo que necesitas es una buena computadora y las ganas de aprender. Todos los días, por el resto de tus días. 

Definir la meta y el plan.

Ya había tomado la difícil decisión: Dejar mi trabajo y convertirme en una estudiante de programación a tiempo completo. Ahora la pregunta era: ¿Qué curso tomar?

Hay millones de cursos: cortos, largos, en línea, presenciales, costosos, baratos… ¿Pero cuál era el indicado para mí? 

Hice un poco de investigación en Google hasta que un título jugoso captó mi atención: “Kick-start your career in Scotland’s tech industry: 16-week-full-time course Profesional Software Development”. Sonaba justo a lo que yo estaba buscando. 

La academia Codeclan podía proporcionarme lo necesario para hacerme un lugar en el mundo de la programación: 

  1. Construir destrezas técnicas relevantes para la industria. 
  2.  Desarrollar mi portafolio técnico. 
  3. Obtener una certificación internacional en el área.
  4. Conocer sobre la industria y las oportunidades de empleo.
  5. Hacer conexiones con futuros empleadores.

Perfecto. Entonces la bola comenzó a rodar. 

Semana 0.

Antes de comenzar el curso inmersión completa de Codeclan hice un pre-curso en casa, a manera introductoria a la terminología básica, metodologías, conceptos y ambientes de desarrollo.

Aprendí: HTML, CSS, Terminal, Ruby, Command Line, Git  y Github.

Al darle click a los ítems nombrados, serás redirigido a los recursos gratuitos en línea que utilicé.  

Semanas 1-5. 

Los objetivos de estas semanas fueron obtener una base sólida en los principios y conceptos de la programación orientada a objeto, desarrollando y fortaleciendo las habilidades de desarrollo de software.

Aprendí: Ruby, SQL, Programación Web y Diseño de UX.

Semanas 6-9.

El segundo bloque de aprendizaje introdujo programación web con JavaScript, una de las tecnologías claves usadas en el desarrollo de portales web.

Trabajamos en grupos para completar un proyecto usando metodologías ágiles estandarizadas en la industria. 

Aprendí: Full-Stack web development, JavaScript, Agile, perspectivas de la industria y la marca personal.

En la semana 10 desarrollamos un proyecto y aprendimos cómo hacer una presentación técnica.

Semanas 11-15.

El último bloque incluyó el aprendizaje de otro lenguaje más robusto: Java. Comprendimos las diferencias principales entre los lenguajes de tipos estáticos y dinámicos.

También comprendimos cómo utilizar el framework Spring para crear aplicaciones web dinámicas. Luego fuimos introducidos a la utilización de ReactJS para crear una interfaz de usuario aplicada al backend desarrollado en Java.

Aprendí: Java, Spring, ReactJS, cómo construir tu CV y consejos para entrevistas.

El último día del curso hicimos un Speed NetworkingEl objetivo de este evento es conocer a los empleadores partners de la academia en una ronda de entrevistas de 15 minutos por empresa. 

Esto nos dio la oportunidad de practicar las entrevistas y de saborear un poco la industria antes de la inmersión al mundo real. Con suerte, uno que otro salió del speed networking con una oferta laboral bajo la manga. 

Semanas 16-19.

Codeclan había finalizado y era momento de ingresar al mundo laboral. Aterrador. Pero decidí tomarlo con calma. 

Lo primero que hice fue actualizar mi LinkedIn enfocándome en los lenguajes y las tecnologías que había aprendido, así como los idiomas (Español e Inglés) y los certificados obtenidos.

Mi siguiente acción fue seguir a reclutadores y empresas en LinkedIn e iniciar conversaciones vía mensajes directos, emails y llamadas telefónicas. 

A la semana ya tenía mis primeras entrevistas.👌

En promedio, cada empresa realiza tres entrevistas: Una telefónica para discutir la oportunidad laboral y tu perfil. Luego una entrevista técnica en línea (el desarrollo de algún proyecto usando GitHub), y finalmente una presencial para discutir tu código y conversar con recursos humanos.

Confieso que fue agotador. Estaba en el proceso de reclutamiento con cinco compañías: En promedio me preparé para 20 entrevistas. En un período de tres semanas. En inglés. Y manejando diferentes lenguajes de programación (dependiendo del rol). 

¡Pero sobreviví!

Semana 20: Oferta de trabajo.

Recibí mi primera oferta laboral a la semana 20. Allí finalizó mi viaje como aspirante de programadora y comenzó mi carrera profesional.

¡Aplausos, trompetas, serpentinas y papelillos! 👏🏼🎺 🎉

Ser una programadora junior en la empresa en la que estoy ha sido retador y fascinante. Debo decir que muchas veces siento como si todos en la sala estuvieran leyendo una novela de Shakespeare mientras yo trato de comprender un cuento infantil.

Llevo casi dos meses ejerciendo y la cantidad de conocimiento adquirido en este corto período es impresionante. 

En el primer one-to-one con mis empleadores les dije: Estoy muy agradecida, siento como si siguiera en Codeclan pero obteniendo dinero por aprender. 

Algo me dice que ese sentimiento no se irá. 

Referencias.

Universia España, La mujer y el mundo de la tecnología: 5 motivos para fomentar su participación, 2014 (Consultado el 23 de noviembre de 2018).

8 comentarios en “De bibliotecaria a programadora en 20 semanas. (Incluye plan de aprendizaje)

  1. Alejandra Calderón Swain

    ¡Felicidades Cleyra! Sin duda una historia que educa, llena de herramientas valiosas, pero sobre todo, ¡Una historia que inspira!

    Responder

Deja un comentario