CMS de Código Abierto para Bibliotecas. Parte I – Breve historia.

Muchos no podrán imaginar como era el mundo del Internet sin la existencia de Sistemas de Gestión de Contenido de código abierto (CMS – Content Management System por sus siglas en inglés) ¿Cómo era la experiencia de usuario en cuanto a la gestión y consumo de un sitio web hace dos década atrás? ¿Cómo llegaron los CMS a reinar en el contenido de Internet? De este tema escribiré en la primera parte de este post.

Internet antes de la llegada de los CMS

Cuando llegó el Internet se produjo un boom de tecnología, y con ello un número exponencial de sitios web no estructurados, con diseños que daban dolor de cabeza y colores no muy amigables a la vista. En resumen, cada sitio web era una avalancha de neón azul con enlaces y logos mal diseñados.

Navegar en Internet era algo como esto:

Yahoo.com (1994)

eBay.com (1995)

Amazon.com (1995)

Google.com (1996)

Los primeros portales web estaban formados por ficheros HTML y archivos gráficos organizados en carpetas dentro del servidor. Lo habitual era que esas carpetas se llamaran de forma similar al contenido que tenían.

Por ejemplo, dentro de la carpeta catálogo se añaden los ficheros en HTML de cada clasificación de la colección (literatura.html, filosofía.html, lenguas.html…) y se produce una URL de la forma http://www.biblioteca.com/catálogo/literatura.html. Este era un mecanismo para mantener la web con una estructura organizada y con URLs amigables, con el objetivo de favorecer el proceso de recordar las direcciones por parte de los usuarios.

Desde el punto de vista del contenido, este relacionaba unos ficheros con otros por medio de enlaces sencillos, que podían proceder del sistema de navegación (menús principales), pero si el sitio web crecía, se hacía caótico.

En la época de los sitios estáticos, existían una serie de problemas recurrentes, bien ilustrados por Jose A. Senso en su post Tecnologías web para servicios de información.

El primer problema estaba relacionado con el contenido mal gestionado:

Si la web crecía mucho, o si ésta era alimentada por varias personas en paralelo con poca coordinación, existía la posibilidad de que la información se repitiera, de tal forma que o bien aparecía el mismo contenido en varios puntos diferentes del sitio (es decir, en varios ficheros), o bien había contenido repartido en varios archivos, que estaba relacionado temática o conceptualmente entre sí, pero que no se vinculaba correctamente. (Senso, 2018)

Otro problema según Senso, fue el surgido al momento de editar el contenido de los ficheros en el servidor.

Al estar colgado en un servidor web, lo normal era acceder a él por medio de un cliente FTP, descargarlo en el ordenador cliente, editarlo, guardarlo y luego volver a subirlo vía FTP. Los servidores web no facilitaban mucho la edición de los ficheros que almacenaba. Es cierto que este proceso se podía realizar online por medio del comando vi (una llamada al editor de textos en Unix y/o Linux) o similar, pero eso ya hacía que el proceso de edición fuese más lento y complicado. Aunque esta circunstancia se solucionó en parte con la aparición de editores que, además de tener la posibilidad de trabajar en modo WYSIWYG (What You See Is What You Get), algo que facilitaba mucho el proceso de diseño y creación de una página, contenían incorporado un cliente FTP que facilitaba la gestión de subida y bajada de ficheros. (Senso, 2018)

Historia de los CMS

El uso de los CMS se ha popularizado a nivel mundial porque ha logrado vencer de manera efectiva los obstáculos nombrados anteriormente. En los comienzos, los documentos eran convertidos a HTML manualmente y era necesario un número de programas adicionales para crear el contenido.

Luiggi Santa Maria en su post Todo lo que necesitas saber sobre los Sistemas de Gestión de Contenido – Historia de los CMS explica como era ese proceso:

Por ejemplo, Photoshop era usado para editar las imágenes (incluso para cosas básicas como solo recortarlas), y se debía convertir el archivo de texto RTF a HTML para poder transformar los documentos de Microsoft Word a lenguaje HTML. Incluso un programa como Adobe Dreamweaver (destinado a la construcción, diseño y edición de sitios, videos, inserciones flash y aplicaciones Web) era usado en muchos casos para editar las páginas HTML. Peor aún, cualquier corrección debía hacerse manualmente, al igual que los enlaces y cualquier otro archivo. ¡Uno por uno! (Santa Maria, 2013)

Pero definitivamente el dolor de cabeza mayor era cuando varias personas querían trabajar sobre el mismo fichero al mismo tiempo y la desaparición de los elementos de identificación de la autoría. En muchos casos se terminaba sobrescribiendo un fichero sobre otro, perdiendo gran parte del trabajo.

Todo lo expuesto anteriormente hacía del manejo de sitios webs algo complicado, sin añadir la complicación de alterar el aspecto del sitio, lo que implicaba cambiar el diseño de cada página de manera individual.

La aparición de CSS (Cascading Style Sheets) en 1996 resolvió ese problema. Con esta nueva forma de trabajo, todas las páginas se enlazan a un fichero CSS donde se especifica el estilo (tamaño de la fuente, colores, background, tipo de fuente, etc) de tal manera que si se desea cambiar el diseño del sitio web entero sólo será necesario modificar la hoja de estilo, y dichos cambios se reflejarán automáticamente en todas las páginas vinculadas a ella ¡Magia!

La aparición de las bases de datos también cambió radicalmente la forma en la que se creaban y gestionaban los sitios web. El poder contar con una herramienta para almacenar la información facilitó la posibilidad de separar contenido de formato físico.

Tradicionalmente se ha considerado a llustra Information TechnologiesRedDot y Vignette Corporation como las tres empresas pioneras en la introducción de bases de datos en sus sitios web.

Creado por el autor de este post.

CMS más complejos y estructurados

Como vemos la historia de los CMS es bastante ajetreada. En las últimas décadas ha venido una progresiva sucesión de nuevos productos y actualizaciones. En ese marco se puede hablar de CMS más completos, una verdadera revolución. Internet ha ido evolucionando hacia sitios webs más user friendly, con más contenido y mayor participación de los usuarios a través de blogs y redes sociales. Se ha acelerado el nacimiento de productos más especializados, muy alejado a los primeros web sites.

Es muy probable que una gran parte del contenido de la web hoy en día, se está mostrando a través de un CMS de código abierto. A las pruebas me remito:

The Beatles usa Drupal 7 (Yoko Ono yokoonowarzone.com usa WordPress)

Louvre usa Drupal 6.38.

Museo Reina Sofía usa Drupal 7.

La ALA usa Drupal 7.

IFLA usa Drupal 7.60. 

CNN en Español usa WordPress 5.1.1.

Creative Commons usa WordPress 4.9.8.

Go Daddy (empresa de hosting muy conocida) usa WordPress 5.1.1.

The New York Times usa WordPress.

La NASA usa WordPress 5.0.5.

InfoTecarios usa WordPress 5.1.1.

En el siguiente post escribiré sobre la definición y ventajas de utilizar un CMS para el desarrollo de web sites en bibliotecas ¡Hasta la próxima!

Recursos bibliográficos

A. Senso, Jose (2018) El ajetreado nacimiento de los CMS. Recuperado de: https://blogs.ugr.es/tecweb/el-ajetreado-nacimiento-de-los-cms/

Santa Maria, Luiggi (2013) Todo lo que necesitas saber sobre los Sistemas de Gestión de Contenido – Historia de los CMS. Recuperado de: http://www.staffcreativa.pe/blog/historia-cms/

 

Deja un comentario