miejsc pracy opieki zdrowotnej w virginia beach cialis cena w domu testów narkotykowych

Bibliotecas públicas en una especie de “Estado fallido”: Michoacán

Imagen tomada del Facebook de la "Biblioteca Lazaro Cárdenas Del Río"

Imagen tomada del Facebook de la “Biblioteca Lazaro Cárdenas Del Río”

“México, visto a la distancia, da la sensación de ser una especie de Estado fallido con poderes públicos que están perdidos totalmente de control, están carcomidos”.

“La corrupción se ha establecido, me da la impresión, visto a la distancia, como una tácita costumbre social. Seguramente, el corrupto no está mal visto, es un triunfador, es un señor espléndido. Por ese lado, estamos fritos”, dijo José Mujica.(1)

En los últimos años en México muchos sentimos que el país vive su momento más triste y más cruel en décadas. En todo el país se vive la violencia, la corrupción, el clientelismo y pareciera que la indignación ha tocado fondo con ciudadanos que claman justicia y paz con inmediatez. Las manifestaciones civiles se están volviendo masivas y la crítica internacional no se ha hecho esperar, al grado en el que el presidente uruguayo José Mujica ha hecho declaraciones como las previamente citadas.

En este entorno el sustento teórico del concepto de “Estado Fallido” proviene de Max Weber, sociólogo alemán del siglo XIX que trabajó mucho sobre el tema de la legitimidad. A partir de entonces, el término de “Estado Fallido” se ha empleado para mostrar un gobierno que acaba siendo incapaz porque no logra mantener la paz, porque enfrenta oposición armada potencialmente capaz de amenazarlo y porque no logra imponer la legalidad en su territorio.(2)

Desde hace décadas algunas regiones del país han tenido características del Estado Fallido en diferentes tiempos y circunstancias, como Jalisco, Baja California, Sinaloa, Durango, Nuevo León, Tamaulipas, Coahuila, Veracruz, Chihuahua, Michoacán, entre otras.

Presentándose situaciones tan mencionadas a nivel mundial como la violencia en Ciudad Juárez, más recientemente el caso Ayotzinapán o lo que se vive en el estado de Michocán, casos que se ha vuelto identificadores de la complicada situación que vive el país, el sentimiento de descontento y destrucción del tejido social que se magnifica en varias zonas del país, la inserción de la delincuencia organizada en los entes de gobierno, la extorsión por parte de organizaciones criminales a los ciudadanos, por mencionar algunos aspectos.

De la mano de estos casos, cabe mencionar que más del 46% de la población mexicana vive en la pobreza, mientras que 11% sobrevive en condiciones de pobreza extrema, de acuerdo con los últimos datos del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval).(3) Lo cual presenta condiciones para la inserción del crimen organizado en el tejido social y las instituciones de gobierno.

Si bien es cierto para lograr erradicar este tipo de problemas será necesario el desarticular los mecanismos legales que permiten la corrupción, la problemática que vive el estado de Michoacán es muy compleja y de no fácil solución, sin embargo también es cierto que las instancias sociales deben de prestar apoyo en la recuperación del tejido social y la biblioteca pública es un ente que puede coadyuvar en esta labor, ejemplo de ello es el de las bibliotecas públicas en Medellin Colombia con el concepto de Parques Biblioteca. (4).

En este contexto es necesario considerar las acciones llevadas a cabo en materia de bibliotecas durante el años pasado en esta entidad. Por un lado CONCAULTA canalizó más de cinco millones de pesos para las bibliotecas públicas municipales en el estado de Michoacán (5) lo cual no es nada despreciable, pero que a todas luces sigue aportando muy poco a la carencia que estas bibliotecas presentan como para poder lograr tener una presencia en sus respectivas comunidades.

Adicionalmente se presentó el Programa Nacional de Bibliotecas Comunitarias siendo el estado de Michoacán el punto de arranque (6) dicho programa pretende de la mano de maestros jubilados instalar Bibliotecas Comunitarias las cuales en el plan se pretenden instalarán en los 109 polígonos que forman parte del Programa Nacional de Prevención del Delito con el apoyo del mismo número de maestros jubilados.

De este programa se pueden desprender un sin número de críticas por parte de los profesionales de la información, desde mi punto de vista este es un programa lleno de buenos deseos producto de la demagogia que en esencia ayuda en nada o en muy poco a resolver los problemas que la entidad presenta, además de marginar de alguna manera a las bibliotecas públicas.

Vale la pena pues, el replantear la función social que está llevando a cabo la biblioteca pública en México y en particular en estas zonas que denotan lo cercano que se esta a la definición de un “Estado Fallido”.

Nuevamente me gustaría retomar el caso de los Parques Biblioteca colombianos en los cuales la idea “se propone a una zona de ciudad teniendo en cuenta aspectos demográficos, urbanísticos, sociales y culturales, en las que sea necesaria elevar la calidad de vida del ciudadano y reconstruir tejido social para la gobernabilidad. La denominada acupuntura social, estrategia de intervención urbanística, es el conjunto de acciones del sector oficial y privado para reconfigurar un área de ciudad con proyectos en el transporte masivo, en instalaciones deportivas, recreativa y culturales para hacer de estos proyectos, elementos estructurantes del sistema de espacios públicos fundamentales para el encuentro ciudadano y la generación de nuevas maneras de habitar la ciudad.”

Adicionalmente las bibliotecas juegan un papel primordial siendo el centro de la estrategia para reconstruir el tejido social mediante la educación, la inclusión de las comunidades en programas educativos y culturales y a través de la promoción y orientación del programa.

Se sobre entendería que este es solo un ejemplo y también es cierto que las realidades son diferentes, así como considerar infraestructura, idiosincrasia, constitución demográfica y geografica, etc., pero vale plantear y replantear estos ejemplos en apoyo la recuperación del tejido social tan devastado en muchos casos y considerar que será necesaria creatividad, imaginación e innovación para facilitar la integración, la cohesión, la inclusión y la generación de capital social no solo en Michoacán sino en varias zonas del país que se presentan como “una especie de Estado Fallido”.

Sitios consultados y recomendados.

1 México da la sensación de ser un ‘Estado fallido’, dice José Mujica 

2. López Acosta, Santiago (2014). ¿Es Michoacán un estado fallido? 

3. Roberto Arteaga y Francisco Muciño (2014). La historia no contada de Ayotzinapa y las Normales Rurales

4. Peña Gallego, Luz Estela (2011). Las bibliotecas públicas de Medellín como motor de cambio social y urbano de la ciudad. BiD: textos universitaris de biblioteconomia i documentació, desembre, núm. 27. 

5. Hernández Martínez Itzel (2014). Conaculta canalizó más de 5 mdp para bibliotecas de Michoacán, en el 2014 

6. Arranca en Michoacán el Programa Nacional de Bibliotecas Comunitarias. 

 

The following two tabs change content below.

Saul Equihua

Notice: Use of undefined constant rand - assumed 'rand' in /usr/home/infotecarios.com/web/wp-content/themes/ribbon/single.php on line 35

No Responses

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: