miejsc pracy opieki zdrowotnej w virginia beach cialis cena w domu testów narkotykowych

2 leyes aprobadas en Argentina a favor de la información y las bibliotecas

Se me ocurrió escribir este post sobre políticas públicas porque en estos días pasados fueron aprobadas en Argentina 2 leyes que son de mucha importancia para el mundo de la información y las bibliotecas.

Les voy a hablar de la Ley de “Sistema Nacional de Bibliotecas Escolares y Unidades de Información Educativas” que fue aprobada esta semana por el Honorable Congreso de la Nación Argentina.

Pero antes de entrar en la el texto de la ley, propiamente dicho, quería hacer una:

Reflexión sobre la situación de las bibliotecas escolares y pedagógicas en nuestro país

En muchas escuelas argentinas la biblioteca es relegada a un espacio pequeño, mal ambientado, muchas veces con una colección de materiales obsoletos y muchas otras veces encerrados bajo llave. El temor a “perder” un libro que figura en el inventario institucional es algo común entre los bibliotecarios escolares, y muchas veces los hace tomar la decisión de no prestarlos por este temor o de incluso destinarlos a armarios o depósitos cerrados e inaccesibles. En algunos casos incluso los libros se guardan en cajas que nunca se abren o en cuartitos cerrados a la espera de que algún valiente decida  sacarlos de la oscuridad.

Por otro lado, muchos directivos y docentes desconocen el rol y la importancia de la biblioteca y la función del bibliotecario. Otra idea errónea que circula en las instituciones educativas es la que asocia a la biblioteca escolar solo con la literatura infantil y la lectura, dejando de lado la función tan importante de enseñar a investigar, buscar información, seleccionarla, evaluarla y reutilizarla (Alfabetización en Información).

Otro problema común es que las bibliotecas carecen de pcs y muchas veces las mismas son destinadas a las salas o gabinetes de computación dejando la biblioteca desprovista. Incluso, en muchas bibliotecas donde hay máquinas, falta la conexión a Internet, algo que parece inadmisible en la época en la que vivimos.

Estos son solo algunos de los inconvenientes que por mi práctica laboral, tanto en la Biblioteca del Docente (Ministerio de Educación, Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires) como cumpliendo funciones de capacitadora de docentes y bibliotecarios en diferentes instituciones se vienen ahora a mi mente.

Por supuesto existe la contracara de todo esto, no quiero dar una visión apocalíptica y pesimista, pero si real. En algunas escuelas encontramos espacios realmente motivadores, donde los profesionales llevan a cabo sus funciones con profesionalismo y con fuerte apoyo institucional. Muchos trabajan con creatividad y verdadera innovación para hacer de la biblioteca escolar un verdadero centro de aprendizaje orientado a proporciona información e ideas que son fundamentales para funcionar con éxito en nuestra sociedad de hoy en día, que se basa cada vez más en la información y el conocimiento.

Pero es cierto que muchas veces no basta con los esfuerzos personales y aislados de las voluntades personales. Hace falta que el Estado cumpla su rol y ejecute políticas concretas.

Aquí podría hablar de varios proyectos y programas que conozco, relacionados con las bibliotecas, la información y las TICs. Por ejemplo, el Programa Conectar Igualdad  (Ministerio de Educación de la Nación) que fue creado en abril de 2010 para recuperar y valorizar la escuela pública y reducir las brechas digitales, educativas y sociales en el país. O el Plan Sarmiento  creado en 2011 que forma parte del Plan Integral de Educación Digital (Ministerio de Educación de la Ciudad de Buenos Aires) que tiene como principales objetivos promover la calidad educativa con igualdad de oportunidades y posibilidades, y favorecer la inclusión socio-educativa. O incluso la Especialización docente de nivel superior en educación y tics  en la cual se están capacitando miles de docentes y bibliotecarios en el uso pedagógico de las TIC. Pero esto sería parte de otro post. Por eso prefiero centrarme aquí en las políticas públicas y las leyes recientemente aprobadas.

 ¿Qué es una política pública?

Me gustaron dos definiciones que encontré en un artículo que escribió Horacio Cárdenas Zardoni . Citando a Thomas Dye el dice que la define como “aquello que los gobiernos eligen hacer… o no hacer; desde este punto de vista, no habría acción o inacción de parte de la administración pública que no tuviera que considerarse como política pública, los aciertos y errores, los éxitos y fracasos, la solución de los problemas de la población, la falta de acciones para solucionarlos, o la atención paliativa a los mismos, todo entraría como una decisión consciente voluntaria de quien gobierna hacia los problemas de los gobernados.

Luego menciona a Raúl Velázquez Gavilanes, quien considera que “es un proceso integrador de decisiones, acciones, inacciones, acuerdos e instrumentos, adelantado por autoridades públicas con la participación eventual de los particulares, y encaminado a solucionar o prevenir una situación definida como problemática. La política pública hace parte de un ambiente determinado del cual se nutre y al cual pretende modificar o mantener” (2009). En su definición el autor retoma el ineludible punto de la inacción del gobierno, sumándola al conjunto de elementos positivos para ahora sí enfrentar una situación problemática. Desde este punto de vista la política pública ahora sí adquiere un deseable carácter de búsqueda de efectividad de la acción de gobierno en beneficio del pueblo gobernado.

 ¿Qué es una política de información?

Dentro de las políticas públicas, podemos encontrar las orientadas a la información. Así, una definición de política de información podría ser la siguiente:

una política es una serie de principios y estrategias que orientan un curso de acción para alcanzar un objetivo determinado. Aplicadas al campo de la información, las políticas proporcionan orientación para la concepción de una estrategia y de programas destinados al desarrollo y uso de recursos, servicios y sistemas de información.

Como se desprende de la cita anterior, una política de información debe tener un carácter esencialmente práctico y utilitario en la vinculación del gobierno y los gobernados en el crucial tema de la información, concebida esta como un factor determinante de las condiciones de bienestar de la población en el momento presente y el mejoramiento de las mismas como efecto de las estrategias de desarrollo.

La Ley Nacional de Educación Argentina y la Ley de “Sistema Nacional de Bibliotecas Escolares y Unidades de Información Educativas”

La propuesta de ésta Ley, presentada  a través del senador Daniel Filmus en el año 2011 , se constituye como la primera norma especializada y complementaria de la Ley de Educación Nacional 26.206.

En el Art. 91 de la misma se sostiene la necesidad de creación y fortalecimiento de bibliotecas y unidades de información en las escuelas, en los distinto niveles y modalidades del sistema educativo.

En el Art. 27 establece que “el nivel de educación primaria deberá generar las condiciones pedagógicas para el manejo de las nuevas tecnologías de la información y la comunicación, así como para la producción y recepción crítica de los discursos mediáticos en tanto que para la educación secundaria establece que el sistema educativo argentino deberá desarrollar y consolidar en cada estudiante las capacidades de estudio, aprendizaje e investigación; promover el acceso al conocimiento como saber integrado, a través de las distintas áreas y disciplinas que lo constituyen; desarrollar las capacidades necesarias para la comprensión y utilización inteligente y crítica de los nuevos lenguajes en el campo de las tecnologías de la información y la comunicación.”

La Ley de “Sistema Nacional de Bibliotecas Escolares y Unidades de Información Educativas” es el resultado de un largo trabajo de discusión y consenso en todas las jurisdicciones del país, coordinados por la Biblioteca Nacional de Maestros,  donde los equipos del Programa BERA (Bibliotecas Escolares y Especializadas de la República Argentina), los Centros de Documentación de Información Educativa (SNIE) y las unidades de información de las Redes Federales de la BNM aportaron su experiencia y conocimiento en el área, realizando un diagnóstico de primera mano sobre las necesidades y realidades de los distintos escenarios en cada provincia.

El objetivo de la misma es crear el Sistema Nacional de Bibliotecas Escolares y Unidades de Información Educativa/s en el marco de lo prescripto en la Ley de Educación Nacional Nro. 26206.

Su finalidad es generar acciones para la integración de las unidades de información en redes gestionadas adecuadamente en un marco de trabajo cooperativo, para garantizar a los actores de la comunidad educativa la igualdad de oportunidades y posibilidades de acceso a la información y a la producción de conocimiento, en consenso con las políticas educativas jurisdiccionales.

La creación o fomento de las unidades de información mencionadas en la presente ley, debiera prever las siguientes condiciones para su mejor funcionamiento:  

a. Poseer un acervo documental pertinente a su especificidad institucional.

b. Organizar los fondos según las características de los servicios y usuarios de cada unidad de información.

c. Disponer de mecanismos de difusión de productos, servicios y actividades en función de las necesidades y regulaciones propias de cada una de las redes y de las unidades de información educativa que las conforman.

d. Disponer de un espacio propio, adecuado, con mobiliario, equipamiento tecnológico y conectividad pertinentes, según las particularidades de cada unidad de información y las necesidades de cada jurisdicción.

e. Contar con personal profesional, técnico y auxiliar acorde a los objetivos a cumplir por cada unidad de información.

Luego la Ley establece las condiciones de funcionamiento para bibliotecas escolares (Art. 7), archivos escolares (Art. 8), museos escolares (Art. 9), centros de documentación (Art. 10) y bibliotecas pedagógicas (Art. 11).

Entrevista a la Lic. Graciela Perrone, Directora de la Biblioteca Nacional de Maestros

¿Cómo, cuándo y desde dónde surgió la idea de elaborar un proyecto de ley sobre el tema?

GP: El proyecto de ley surge de la necesidad de elaborar una pieza normativa que consolide la acción que se venía llevando desde la Biblioteca Nacional de Maestros a través del Programa BERA para promocionar la jerarquización de las bibliotecas escolares en la agenda educativa nacional y  consolidar una política pública de gestión de la información y el conocimiento en las escuelas a través de estas unidades de información, que no son las únicas que incluye la ley. SE consideró la inclusión de archivos y museos históricos escolares, bibliotecas pedagógicas y centros de documentación educativos. 

La ley tiene el objetivo de fortalecer y consolidar los sistemas de bibliotecas escolares jurisdiccionales y así construir un sistema nacional de bibliotecas escolares junto con las otras unidades mencionadas que será coordinado desde la BNM.

Ha sido un trabajo de escritura colectiva federal y el producto de más de diez años de labor que ha dado origen a un fuerte, unido y multitudinario grupo de bibliotecarios escolares,  docentes y  referentes jurisdiccionales que conforman una red humana profesional e idónea. Ha contado con el apoyo de las autoridades del Ministerio de Educación y de las administraciones jurisdiccionales, y de por supuesto, todos los que colaboraron para su tránsito favorable por el Congreso de la Nación.

¿Cuál es la importancia de la misma?

GP: Está ley va a armonizar y fortalecer el sistema nacional de bibliotecas escolares, y al mismo tiempo la oportunidad de que cada biblioteca escolar brinde las mismas oportunidades de acceso a la información y la lectura a todos los chicos y jóvenes de las escuelas argentinas, a su cuerpo docente y a la comunidad a que pertenecen. Para muchos todavía se constituirá en la única chance de ser parte de una sociedad lectora y de interactuar en ella como ciudadano reflexivo.

Tiene un artículo importante que formaliza la coordinación de la BNM de este sistema y le brinda financiamiento para dichas acciones que aportarán a los esfuerzos de las provincias, quienes estarán a cargo del funcionamiento básico de estas unidades de información.

Completa el artículo 91 de la ley Nacional de Educación 26.206 y también es un comienzo – como sub-sistema,y modelo de trabajo para construir el Sistema Nacional de Bibliotecas que tanto añoramos.

¿Cómo cambiará la realidad de las bibliotecas escolares a partir de la aplicación de esta ley?

GP: Es la realidad soñada de espacios cálidos y estéticos, de bibliotecarios y docentes formados como especialistas de la información y pedagogía bibliotecaria, de nuevos desarrollos tecnológicos, de estándares y mejores prácticas, de recuperación de la memoria educativa institucional y otras mejoras en todas las escuelas, desde los años iniciales hasta los IFD.

Es apostar a la biblioteca escolar como espacio de aprendizaje innovador y generador de múltiples alfabetizaciones, de probar su impacto indudable en la calidad de la educación, en la construcción de una comunidad lectora y en la formación de docentes lectores que generen nuevas prácticas aúlicas en conjunto con las propuestas de los bibliotecarios escolares.

Conclusiones

La sanción de esta ley favorecerá y fortalecerá sin dudas a todas las bibliotecas, archivos, museos y otras unidades de información de las instituciones educativas y pedagógicas de nuestro país.

“El acceso a la información es un derecho inalienable de todo ser humano. El derecho a la información y al conocimiento debe encontrar en el sistema educativo una práctica privilegiada, universal y gratuita.”

¡Celebramos con alegría la aprobación de esta

Ley y esperamos ansiosos su sanción!

 En el post de mañana, y siguiendo con este tema, Fernando Ariel López les contará sobre otra Ley importante que fue sancionada el mes pasado en Argentina. Se trata de la Ley 26899 sobre la Creación de Repositorios Digitales Institucionales de Acceso Abierto, Propios o Compartidos.

 Bibliografía

The following two tabs change content below.

Carolina De Volder

Licenciada en Bibliotecología y Documentación, Facultad de Humanidades, Universidad Nacional de Mar del Plata. Coordinadora del Centro de Documentación e Información del Instituto de Investigaciones Gino Germani, Facultad de Ciencias Sociales, UBA. Responsable del Área de contenidos web de la Biblioteca del Docente, GCBA. Capacitadora del CePA, GCBA. Docente de la materia Tratamiento Automático de la Información 3, Tecnicatura Superior en Bibliotecología, Instituto de Formación Técnica y Superior Nº13, GCBA. Editora de E-LIS para la Argentina. Miembro del Comité de Expertos en Repositorios Digitales (SNRD), Ministerio de Ciencia y Tecnología. InfoTecaria. Investigadora independiente en el Proyecto especial sobre acceso abierto IIGG-UBA y en LABIAR2 Laboratorio de bibliotecas argentinas en la web 2.0.
Notice: Use of undefined constant rand - assumed 'rand' in /usr/home/infotecarios.com/web/wp-content/themes/ribbon/single.php on line 35

Comments

  1. By papanacha

    Responder

  2. By eugepavicich

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: